¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Potencia y par motor: qué son y diferencias

    'Muscle cars' como este Ford Mustang se asocian tradicionalmente a la potencia por sus grandes motores.

    Aunque pueden parecer lo mismo, potencia y par motor son dos cosas diferentes, pero muy relacionadas entre sí pues van de la mano. En este artículo vamos a abordar cada definición por separado, así como el modo en que se relacionan.

    La potencia

    El caballo de vapor (CV) es la unidad de medida utilizada comúnmente en Europa para expresar la potencia de un motor, junto con los kilovatios (kW) como alternativa habitual. Se define como la cantidad de trabajo realizado por unidad de tiempo. A mayor potencia, menos tiempo tardarás en mover el objeto en cuestión sobre la misma distancia.

    Como ejemplo y simplificando mucho, podemos imaginar un carro con 20 kg de compra en su interior. Desde que pagamos en la caja del supermercado hasta que llegamos a nuestro coche para cargar la compra en el maletero, tardamos dos minutos en recorrer los 100 metros que separan un punto de otro. Si aplicáramos el doble de fuerza para mover el carro de la compra, tardaríamos la mitad de tiempo en recorrer la misma distancia. Hemos llegado al mismo punto del mismo modo, pero reduciendo el tiempo empleado para ello, por lo que la potencia determina el tiempo que se tarda en cubrir determinada distancia.

    El par motor

    También conocido como torque, se expresa en Newton metro (Nm) y se define como la fuerza que debe ser aplicada a un eje que gira sobre sí mismo a una determinada velocidad. Si aplicamos dicha definición a un motor, el par motor determina la fuerza necesaria para hacer girar el cigüeñal, transmitiendo así ese movimiento al vehículo y haciendo posible su desplazamiento.

    A mayor par motor, más peso podrá mover ese propulsor. O, aplicando el ejemplo anterior, el par motor es la fuerza necesaria para mover el carro de la compra con 40 kg -en lugar de 20- a lo largo de la misma distancia y empleando el mismo tiempo. Para conseguirlo no necesitamos más potencia, sino más par.

    Otros factores

    El par motor es una variable que viene determinada por el número de revoluciones a las que gira el motor en combinación con la potencia generada en los cilindros. Sin embargo, hay otros factores que afectan a su valor, como puede ser el rozamiento de las piezas internas del motor al moverse. Dicho rozamiento, como ocurre cuando circulamos con viento en contra con cualquier vehículo, hace que parte de esa fuerza tenga que emplearse en vencer dicha resistencia y no directamente en mover el vehículo, por lo que en cierto modo se desperdicia.

    El coeficiente de rozamiento (Cx) influye en cómo se aprovecha la potencia y el par motor de un vehículo.

    Igualmente, las características aerodinámicas o el rozamiento de los neumáticos con su superficie de contacto influyen en este sentido. Un Mazda 3 ‘corta’ el aire con mucha más facilidad que un SUV, una furgoneta comercial o un camión, malgastando menos fuerza para desplazarse. De igual modo, cuanta más huella de contacto tenga un neumático, bien por sus dimensiones o por su diseño, más resistencia al movimiento ejercerá.

    Resumiendo, la potencia determina la velocidad a la que puede moverse el vehículo, mientras que el par motor influye en el esfuerzo que el motor debe realizar para mover dicho vehículo. Velocidad punta frente a aceleración.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto