¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Así se decidió el GP de España: un error en boxes y una decisión ‘in extremis’

    Lewis Hamilton y Mercedes triunfaron en Barcelona.

    El duelo por la victoria en Barcelona se decidió por pequeños detalles que jugaron en favor de Lewis Hamilton y Mercedes. Pero la tercera victoria del británico no fue sencilla y esto fue lo que decantó la balanza a su favor.

    Tercera victoria de la temporada para Lewis Hamilton, que amplía su ventaja en el Campeonato del Mundo a 14 puntos sobre Max Verstappen, con Mercedes 29 puntos por delante en el de constructores.

    Pero el triunfo del piloto británico estuvo lejos de ser fácil, pues Max Verstappen se resistió con todos los medios a su alcance, obligando a Mercedes a realizar una audaz apuesta estratégica.

    Un error en boxes

    Todo comenzaba de cara para Red Bull, pues Max Verstappen arrancaba mejor que Lewis Hamilton y le ganaba la frenada de la curva 1 con una agresiva maniobra por el interior.

    «Fue un comienzo muy reñido. Había mucha goma en el lado derecho y el Red Bull tuvo una gran arrancada. Después de eso, simplemente me dediqué a cazar. Estuve muy cerca durante mucho tiempo y pensé que eso iba a hacer que los neumáticos no duraran, pero logré mantenerlos de alguna manera», comentaba Hamilton al respecto de esa primera fase de la prueba.

    «Nos estábamos preparando para la parada, pero de repente Max llegó por el pit-lane cuando aún no le habíamos llamado»

    Desde ese momento, Mercedes tuvo en mente apretar a su oponente con la estrategia y el primer movimiento obvio era adelantar la primera parada para aprovechar la velocidad adicional de los neumáticos nuevos (undercut).

    Sin embargo, fue Max Verstappen el primero que paró en boxes tras un error de comunicación, concretamente en la vuelta 24. Eso invalidaba la opción del undercut y animó a Mercedes a mantener a Hamilton en pista algunas vueltas más, hasta la 28.

    «Nos estábamos preparando para la parada, pero de repente Max llegó por el pit-lane cuando aún no le habíamos llamado», admitió Christian Horner. «Reaccionaron rápido desde el muro, su ingeniero de carrera y la gente de boxes para conseguir no perder demasiado tiempo. Creo que fue una parada de cuatro segundos».

    Max Verstappen le gana el interior a Lewis Hamilton en la primera curva del Gran Premio de España.

    «Debido a que habíamos tenido esa parada lenta, pensamos que pararían en la próxima vuelta. Obviamente, no lo hicieron», recordó el director de Red Bull. «Recuperamos la posición, pero parecía que tenían un coche más rápido hoy. No tenían el mismo desgaste en los neumáticos, eran capaces de seguirnos muy de cerca y la parrilla se extendió mucho, lo que les dio todas las opciones».

    En ese momento, el plan por ambos bandos seguía siendo ir a una parada, aunque Mercedes se había asegurado de mantener sus opciones abiertas. «El plan durante todo el fin de semana había sido asegurarnos de que teníamos dos medios para poder hacer una estrategia de dos paradas. Una parada parecía mejor sobre el papel, pero sé por experiencia que aquí es muy, muy difícil de lograr», reconocía Lewis Hamilton.

    Cambio a dos paradas

    Una vez realizadas las dos paradas de los líderes, Verstappen seguía manteniendo a raya a Hamilton y Mercedes entendió que no sería posible ganar la carrera sin un error del neerlandés. Fue en ese momento cuando comenzaron a valorar la opción de parar una segunda vez y recuperar con neumáticos medios más frescos.

    «No parecía que fueran a pasar a Max con la misma estrategia, así que no tenían nada que perder haciendo una parada para rodar en aire limpio y, por supuesto, funcionó para ellos hoy», admitió Horner.

    «Creo que tuve la oportunidad de adelantarle justo antes de parar (en la vuelta 42, saliendo de la chicane muy cerca de Verstappen) y realmente dudé. ¿Sigo con el plan o ignoro la llamada y me quedo fuera? Obviamente, hice lo que el equipo me pidió porque hay una gran confianza entre nosotros. Un trabajo notable de todos en este equipo un día tras otro», apuntó el heptacampeón sobre una decisión que, finalmente, fue la acertada.

    «Había mucho que recuperar, 20 segundos, pero fue una buena apuesta, una gran estrategia por parte del equipo», reiteró Hamilton.

    Max Verstappen, por su parte, supo pronto que Mercedes tendría las de ganar porque su ritmo era superior. «En cierto modo, lo veía venir. Ya en las últimas vueltas, con los blandos, él era más rápido. Cuando pusimos los medios, él tenía claramente mucho más ritmo, podía mantenerse a menos de un segundo».

    «Así que no había mucho que pudiéramos hacer. Ellos fueron a por otra parada y entonces supe que no teníamos opción de ganar, porque ya estaba sufriendo con los neumáticos y se podía ver que en cada vuelta estaba cada vez más cerca. Fui una presa fácil», lamentó Verstappen.

    Finalmente, funcionó y Hamilton alcanzó a Verstappen en las últimas vueltas, superando al neerlandés con facilidad en pista y escapándose sin oposición.

    «Cuando estás en cabeza y hay tráfico con coches lentos y demás, no quieres entrar en boxes para evitar el tráfico, pero por supuesto es mucho más fácil superarlos cuando tienes una clara ventaja», reflexionaba Verstappen al término de la carrera. «Si hubiéramos decidido parar una segunda vez, no estoy seguro de que hubiéramos vuelto a retomar el ritmo, porque realmente nos faltaba velocidad. Pero, no obstante, lo intenté todo lo que pude».

    «Demuestra que todavía no estamos donde queremos estar. Aún tenemos que apretar duro y ponernos al día, porque en este momento somos un poco más lentos. Pero, aún así, en comparación con el año pasado, creo que ha sido un gran avance para nosotros», concluyó el piloto de Red Bull, que no pierde el optimismo.

    Fotos: Red Bull Content Pool