¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Cinco dudas a resolver en los test de pretemporada de F1 en Bahréin

    Esteban Ocon, durante un filming dayAlpine F1 Team

    Los tres días de entrenamientos antes de que arranque la temporada se presentan, aún más que años anteriores, como la única oportunidad para pulir la preparación, tanto de coches como de pilotos.

    Haas aún no tiene claro si llegará a tiempo.

    Cuando la Fórmula 1 anunció que en 2021 habría pretemporada, muchos ingenieros respiraron con cierto alivio... instantes antes de enterarse de que iban a ser sólo tres y no seis jornadas como habitualmente. Las dificultades logísticas impuestas por la pandemia, amén de una búsqueda incansable para la reducción de costes (antes era necesaria, ahora se ha hecho imprescindible) obligaron a ajustar al máximo los días de ensayo, lo que deja muy poco margen.

    Si en años anteriores el Circuit de Barcelona-Catalunya se convertía en una suerte de campamento de verano (en invierno), ahora será el trazado de Sakhir quien dé la oportunidad a técnicos y pilotos a ponerse al día, con programas de trabajo ultracompactados en los que tendrán que afinar la puesta a punto.

    En estas circunstancias, hay numerosas dudas a resolver, de las que estas son las cinco principales:

    Statu quo: ¿quién arranca mejor?

    Suele servir de poco salvo que los datos y las sensaciones sean muy negativas, pero la pretemporada da una visión muy general de cómo se sitúa cada equipo en la pretemporada. Ver a Ferrari al frente de la tabla de tiempos y de número de vueltas no es sinónimo de que vayan a ir más rápido que nadie (véase la pretemporada 2020), pero peor es ver continuos retrasos en la salida a pista, averías o nerviosismo en los boxes.

    Prueba de ello es lo visto en los nefastos años de McLaren con Honda. No hubo una pretemporada tranquila hasta que cambiaron a Renault, y en unos test como los de 2021 con pequeños pero importantes cambios (la propia McLaren vuelve a montar motores Mercedes, por ejemplo), tener unos primeros trazos de su rendimiento puede configurar una idea general.

    Estreno de Fernando Alonso con Alpine

    Es una de las imágenes más esperadas. Cuando Fernando Alonso se suba al A521 acabarán las especulaciones sobre si el accidente de bici en Lugano a mediados de febrero le ha afectado o no, y si realmente está al 100% para iniciar su vuelta a la Fórmula 1.

    Los entrenamientos de pretemporada se convierten para Alonso en tres días más importantes, quizá, que para otros. No sólo porque se estrena con un coche nuevo, sino porque después de dos años y medio apenas ha tenido algunas jornadas de ensayos con monoplazas de años anteriores. Tener tiempo de calidad en pista junto a Esteban Ocon será clave para él.

    Carlos Sainz y Ferrari: una nueva era

    Si hubo un equipo derrotado en 2020 ese fue, sin duda, Ferrari. Mal rendimiento en pista, mal ambiente en el equipo, malas sensaciones finales... La llegada de Carlos Sainz supone una renovación y un golpe de aire fresco con el que quieren quitar esa atmósfera de trabajo que ya se había vuelto muy tóxica (algo, por otro lado, recurrente en la Scuderia.

    La adaptación de Sainz a Ferrari y de Ferrari a Sainz, al menos en estos primeros meses con ellos, parece haber sido plena, pero la pretemporada supone un primer estreno serio. La vinculación y relación con los mecánicos y con Charles Leclerc, las reuniones con los ingenieros o el propio rendimiento en pista serán objeto de estudio en torno al madrileño en los tres días en Sakhir.

    Aston Martin: ¿más Mercedes o más Racing Point?

    El cambio de colores y nombre son sólo la superficie de la profunda transformación del anterior equipo Racing Point en un candidato al título a futuro. Su más que notable parecido con Mercedes es un gran argumento para pensar que pueden situarse en la zona alta de esa tierra media tan tumultuosa tras los propios campeones.

    La llegada de Sebastian Vettel, como la de Sainz a Ferrari, se produce para dar ese impulso. El alemán llega tras una de sus peores campañas en Fórmula 1, tanto por resultados como por sensaciones personales, y junto al siempre dudoso Lance Stroll pretende dar lustre a la mítica marca británica y, si pueden, situarse como una alternativa a pelear por los podios. Para ello, todo lo que sea ver al AMR21 arriba será buena noticia.

    ¿Llega Haas?

    La pelea por ver qué equipo es el último será reñida entre Williams y Haas, previsiblemente y con permiso de Alfa Romeo. El equipo estadounidense (al menos por licencia, porque su alma es más rusa que el ballet Bolshói) será el único en no mostrar su nuevo coche hasta que lo ponga en pista. No son pocos los que dudan, incluso, de que el VF-21 llegue a tiempo.

    La progresiva decadencia de Haas recuerda a la de tantos otros equipos que acabaron desapareciendo o convirtiéndose en meras comparsas. El espejo es Williams: ya en la pretemporada 2019 se perdieron buena parte de las jornadas porque no tenían el coche listo. A ello se unen las dudas que genera Nikita Mazepin y, en menor medida, Mick Schumacher, dos debutantes.

    Fotos: Alpine F1 Team