¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Tráeme un caldero de palomitas

    La temporada 2017 presenta numerosas novedades con el ánimo de incrementar el espectáculo en la pista... y cortar la racha victoriosa de Mercedes. La Fórmula 1 se prepara para un cambio de ciclo con Ferrari y Red Bull como principales candidatos al trono.

    La Fórmula 1 acaba de cumplir sesenta y ocho tacos y la vieja se acaba de hacer un lifting de aupa. El técnico es el primero de unos cuantos cambios que le van a calzar en los dos o tres próximos años, según los de Liberty hagan efectivo su nombre —libertad—, vayan liquidando contratos, y comiencen a echar abajo las paredes de un vetusto apartamento londinense para que al final se acabe pareciendo a un moderno loft neoyorquino. Mientras eso llega la F1 está condenada como el resto del mundo a girar, a no detenerse, y nosotros a disfrutar viendo cómo lo hace.

    El cómo gira la Fórmula 1 se ha perfilado con trazos relativamente claros en la pretemporada y ha dejado un rastro visible con respecto a lo que podemos esperar este año. A nivel operativo FIA tiene dos misiones básicas: vigilar por la seguridad y que cada vez que un equipo tenga demasiado éxito permitir al resto que le dé caza. Para esto último se ha recompuesto una normativa que daba excesivas alas a Mercedes, como antes se las dio a Red Bull, o al inicio de siglo a Ferrari. Este año va a haber más igualdad, se va a rebajar la preponderancia de los motores, y se permite que todo lo relacionado con la aerodinámica recobre valor. Hay espacio para el ingenio, pero en principio los llamados a tirar piedras con fuerza son los de Ferrari y Red Bull. Si los primeros van a empezar a amortizar los 35 millones de leuros fundidos en el túnel de viento que compró Sergio Marchionne, Adrian Newey vestido de azul sonríe desde su atalaya dibujada por el viento.

    Que nadie piense que a Mercedes se le ha olvidado cómo fabricar un coche ganador; los que arrasaban a lo peor ya no arrasarán pero ganar seguirán ganando. La cuenta de la vieja sale más clara no ya al ver que son los que más kilómetros han hecho en pretemporada sino que no han roto ni un solo motor. Lewis dice que los favoritos son Ferrari, pero que le vaya con ese hueso a Roscoe… no hay más favorito que el propio Hamilton y su W08.

    "Es muy posible que la apuesta de Marchionne empiece a dar sus frutos"

    En Ferrari han crecido enormemente este invierno y si el año pasado no se comieron un colín en forma de victoria este año es muy posible que puedan llevar algún trofeo de este tipo a sus polvorientas vitrinas. En pretemporada los de Maranello tienden a ser ruidosos, les encantan los titulares, y suelen mostrar lo mejor de lo que son capaces. Su constancia y la casi total ausencia de problemas de calado hacen pensar que la mejora es consistente así que el esfuerzo invernal, silencioso, en la tercera temporada roja de Sebas Vettel puede reverdecer sus laureles. Es muy posible que la apuesta de Marchionne empiece a dar sus frutos en forma de éxitos, aunque sean relativos. Van a dar guerra, mucha, pero los habituales vaivenes rojos durante la temporada pueden lastrar su avance. A pesar de todo, enorme mejora de una escudería que tradicionalmente suele digerir mal los cambios, más aún cuando perdió al director de su proyecto a mediados del año pasado.

    Los tapados han sido los de azul. No es que Adrian Newey sea un zángano y se pase el invierno tirado a la bartola, sino que como es habitual, estira mucho los plazos de desarrollo y se presenta en los tests con coches muy sencillos que de golpe se sofistican en las primeras carreras. Si añadimos a esto que su nuevo motor Renault les ha dado algún que otro quebradero de cabeza con pequeños problemas de juventud, es muy posible que no veamos a los verdaderos Red Bull hasta el aterrizaje en el viejo continente. ¿Empezar mal? Que va, es que hasta entonces estarán afilando el cuchillo, así que no te dejes engañar. Las reglas les favorecen, y si acabaron muy bien en 2016, espera un poco y verás como este año les va a ir mucho mejor. Atentos a su segunda mitad de temporada, donde los coches azules recaudan de manera frecuente dos de cada tres puntos de todo el calendario.

    ¿El resto? Los Williams han dado alguna alegría a su gente pero parten con tres hándicaps. Cuentan con un piloto post-jubileta, Felipe Massa, recuperado por causas mayores que sin estar pocho, no es la mejor opción para un equipo que necesita recuperarse. El otro, Lance Stroll, es un aprendiz que se encuentran un poco verde y así lo ha demostrado en los tests de pretemporada. Sobreactúa en su nuevo coche, y aunque hay que ser condescendiente con el que llega, tampoco se puede esperar mucho de él. Con otra pareja, los resultados netos serían otros. Añade a esto un detalle: para trepar en dirección al pódium han de pasar por encima de Ferrari y Red Bull, y este año lo van a tener complicado a pesar de que cuenten con un motor Mercedes. Su tercer, y oculto-a-simple-vista hándicap, es... ¿cuántas carreras ha ganado un coche con motor Mercedes que no sea un Mercedes desde que llegó el uveseis? La respuesta correcta es: ninguno. No es que el equipo matriz no se lo permita; es que en realidad ninguno lucha con ellos. Para llegar el primero no se trata solo de motor sino que son necesarios más ingredientes.

    Toro Rosso mejorará con su nuevo propulsor actualizado en tecnologías y potencia, Renault irá a más y va a ser interesante ver la aportación de Hulk, a los indios les va a resultar muy complicado mantenerse cuartos en una zona media muy disputada y si lo consiguen, o incluso si logran avanzar, sería digno de encomio. En igual tesitura se encuentra una de las sorpresas del año pasado, Haas. Los yankees deberían haberse quedado atrás del todo pero para sorpresa de todos se llevaron para Carolina del Norte casi treinta puntos, algo que no acumularon juntos durante toda su existencia todos aquellos equipos nuevos que llegaron en 2010 más Sauber. Chapeau por unos novicios cuyos coches apenas tienen pegatinas, pero su sospechosa similitud con los Ferrari les hacen acreedores de ser uno de los focos de interés de la temporada.

    Sauber irá a peor con motores Ferrari del año pasado, van a sufrir, aunque los ahorros dinerarios les vengan bien pero con más aero, más drag y la potencia pretérita van a pasarlo mal. ¿Y McLaren-Honda…? bueno, de estos mejor hablamos otro día, o mejor, otro año. Sólo esperamos que su pretemporada acabe antes de verano y para el ciclo europeo lo de ver sus coches varados en las cunetas de los circuitos sea sólo un mal recuerdo. Van a padecer, sobre todo en las primeras carreras. Nadie esperaba esto, ni siquiera los más agoreros, y sin embargo están como al principio de 2015. Apenas han rodado un tercio de lo programado en Montmeló, no tienen datos, ni potencia, ni fiabilidad, ni a nadie contento. Ver languidecer la figura de Fernando Alonso, o florecer la de Stoffel Vandoorne en estas condiciones es directamente triste. Ni ellos, ni la F1, ni los aficionados, ni el equipo, ni Honda merecen esto… pero esto es lo que hay.

    "¿McLaren-Honda…? bueno, de estos mejor hablamos otro día, o mejor, otro año"

    Los que si están contentos son los de Mercedes, máximos favoritos con un tricampeón que no tiene a nadie a su lado con prisa por una corona, un equipo ganador que funciona como un reloj suizo, con un coche que ha demostrado ser el más consistente en los tests y que ha dejado trazos de que se guardan cartas bajo la manga. Los Ferrari, muy cerca van a dar guerra aunque la sospecha general es que estando muy bien situados no es fácil que sean capaces de pelear por el título porque… en similar tesitura se encuentran los coches azules. Los RB13 irán mejorando según avance el calendario, del que se puede prever un viaje similar pero inverso a los italianos, y en el que Max Verstappen debería empezar a darle la vuelta a la tortilla y superar a un excelente Daniel Ricciardo.

    ¿Puntos de interés? La pelea entre rojos y azules para quitar el cetro a Mercedes, mientras los vigentes campeones miran desde arriba. La trifulca interna en Red Bull con dos tíos muy buenos, la recuperación roja debería añadir pimienta a una temporada que promete mucha más diversión que las anteriores, y como van a transformar las carreras la nueva reglamentación. Las novedades este año en unos coches con más aero, frenadas más cortas con frenos más anchos y grandes, más velocidad en curva, menos degradación de neumáticos, nuevas estrategias con una sola parada, mayor consumo y probablemente problemas en este sentido, motores casi completamente nuevos en Renault y Honda que traerán problemas… Este año nos lo vamos a pasar bien, así que búscate un buen cargamento de palomitas que esto se está empezando a calentar…

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto