¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    GP BrasilLas seis claves del primer podio de Carlos Sainz en la F1

    7
    Carlos Sainz remontó 17 posiciones para conseguir su primer podio en la Fórmula 1.McLaren Racing

    No era muy optimista el piloto español, que tras una avería mecánica durante la Q1 del sábado, debía partir último en parrilla.

    Sin embargo, una perfecta ejecución de la carrera, junto con la fortuna de dos oportunos coches de seguridad, le permitieron aprovechar la oportunidad.

    Brasil nos volvió a brindar, un año más, una gran carrera en un circuito rebosante de personalidad y trampas como es Interlagos. Curvas de todo tipo, peraltes y contraperaltes, ondulaciones… El trazado paulista es uno de los más apreciados del calendario y no es por casualidad.

    Y parece que además Interlagos es EL CIRCUITO para la afición española, pues allí es donde Fernando Alonso celebró sus dos títulos mundiales y, 13 años después, también es donde Carlos Sainz ha subido por primera vez al podio, aunque con dos horas de retraso. Merece la pena, por tanto, analizar las claves que propiciaron que el español remontara 17 puestos en una carrera inolvidable.

    Salir desde la parrilla con motor nuevo… y neumáticos blandos

    Tras no poder marcar tiempo alguno el sábado en la Q1, McLaren debía decidir si colocar un motor nuevo (aprovechando que la penalización quedaría en nada al ser ya último en parrilla) y, sobre todo, si merecía la pena romper el régimen de parque cerrado (partiendo entonces desde el pit-lane), así como qué neumáticos utilizar para el primer relevo.

    Finalmente, McLaren optó por no modificar la puesta a punto del coche para intentar que Carlos Sainz ganara posiciones en la arrancada, ayudándose además de neumáticos blandos nuevos. De ese modo evitaba tener que salir con mayor retraso desde el pit-lane, aunque con un coche menos adaptado a la búsqueda de adelantamientos (menor carga aerodinámica para conseguir mayor velocidad punta).

    De 20º a 13º en 8 vueltas

    Aunque Sainz sólo ganó una posición en la salida al adelantar a George Russell, pronto comenzó a sacar partido de sus neumáticos nuevos y en la octava vuelta ya era 13º, con un impresionante adelantamiento a Sergio Pérez como principal tarjeta de visita. Lando Norris, que había partido 10º, ya estaba a tiro de piedra un par de coches por delante y a menos de tres segundos.

    Estrategia de una parada con neumáticos medios hasta el final

    Una vez estabilizada la carrera tras unas primeras vueltas de infarto, Sainz se dedicó a ejecutar la segunda parte del plan: cuidar los neumáticos blandos para alargar lo máximo posible el primer relevo, pudiendo así propiciar la estrategia de una parada.

    Los neumáticos blandos ya habían dado indicios en los entrenamientos, pues permitían varias vueltas rápidas al no presentar excesiva degradación, por lo que McLaren apostó por ello y acertó. Sainz no paró hasta la vuelta 29, cuando incluso algunos de los pilotos que comenzaron con medios ya se habían detenido en boxes.

    Primer Safety Car

    El cuarto momento clave llegó en la vuelta 54, cuando el motor de Valtteri Bottas se rompió y dirección de carrera decidió decretar la salida del coche de seguridad. McLaren optó por dividir estrategias en ese momento, mandando parar a Norris para colocar neumáticos medios, pero dejando a Sainz en pista con ese mismo compuesto y, eso sí, ya 24 vueltas de uso.

    Ello le permitió colocarse octavo al haberse detenido en boxes también Stroll, Magnussen y Hülkenberg, además de los dos Alfa Romeo, Pérez, Kvyat y Ricciardo vueltas antes, ya que iban con una estrategia de dos paradas. Además, todos los pilotos que ya habían sido doblados por Max Verstappenpudieron colocarse en la vuelta del líder, Sainz incluido.

    El accidente entre los Ferrari

    La reanudación supuso otro golpe de fortuna para Sainz, que en cualquier caso estaba sabiendo contener a la perfección a los pilotos que rodaban tras él y contaban con neumáticos blandos con menos uso que sus ya trillados medios.

    Al tocarse los Ferrari, dirección de carrera volvió a decretar la salida del coche de seguridad y, aunque Lewis Hamilton y algún otro piloto más pararon en boxes para colocar neumáticos más frescos, el español ganó únicamente las dos posiciones correspondientes a Leclerc y Vettel, más de la Grosjean. Era la vuelta 66 y Sainz se colocaba quinto, con Hamilton, Gasly, Albon y Verstappen por delante.

    Albon eliminado y Hamilton sancionado

    La reanudación de la carrera se produjo en la vuelta 69, con sólo dos por delante. Sainz había podido salvar muchas vueltas detrás del coche de seguridad, lo que sin duda le vino muy bien para conservar neumáticos y posición frente a rivales mucho más rápidos.

    Sin embargo, esos dos giros restantes iban a ser de infarto, con los dos Alfa Romeo al acecho. Antes de ver la bandera a cuadros, quedaba un último golpe de teatro, pues Lewis Hamilton, en su afán de pelear la victoria con Verstappen, golpeó a Alexander Albon y le mandó a la hierba. Ello lo aprovechó Gasly para colocarse segundo, terminando tras un victorioso Verstappen y por delante de un frustrado Hamilton.

    Sainz, por su parte, aguantaba magistralmente a los Alfa Romeo y cruzaba la línea de meta en la cuarta posición. Pero Lewis Hamilton debía ser investigado por los comisarios tras su incidente con Albon, por lo que el podio se convertía en una opción realista para el español.

    Aunque no pudo estar presente en la ceremonia oficial, Sainz finalmente recibió el premio al tercer clasificado tras reconocer Hamilton su culpa en el incidente con Albon y ser sancionado con cinco segundos, lo que le mandaba a la séptima posición (el Safety Car propició una llegada muy comprimida).

    La gestión de los neumáticos

    Muchas fueron las circunstancias que permitieron a Sainz completar una remontada tan espectacular, pero sin duda una de las claves fue su gestión de los neumáticos, llegando a cubrir 42 de las 71 vueltas con el neumático medio, el relevo más largo de toda la carrera.

    Sainz fue el único piloto que paró una sola vez en boxes y, como muestra, cabe decir que el relevo más largo con los neumáticos duros fue realizado por su compañero Lando Norris, que sólo completo 26 giros con el compuesto más duradero de Pirelli.

    Fotos: McLaren Racing

    Las seis claves del primer podio de Carlos Sainz en la F1
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto