Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

24 Horas de Le MansAlonso, sobre el accidente del Toyota #7: "Hay que estar listos para lo inesperado"

La primera tentativa de clasificación no ha sido del todo satisfactoria para el piloto español de Toyota y sus compañeros del coche #8.

El prototipo gemelo, el Toyota #7, logró hacerse con la pole provisional, pero también se llevó un impacto severo que en carrera sería devastador.

El riesgo de una carrera de 24 horas es destacable para Alonso.

Cuarta posición, a casi dos segundos y medio de la pole. Esa es la plaza que ha ocupado el Toyota #8 en el que compite Fernando Alonso con Kazuki Nakajima y Sébastien Buemi por el título del WEC. Su rival, el Toyota #7, ha ocupado el primer puesto. El ovetense mejoró los cronos cosechados por sus compañeros para ascender del sexto al cuarto lugar en la tabla en el tiempo que los nipones le dejaron a cargo de la clasificación, aunque todavía hay trabajo por hacer, como él mismo ha reconocido.

No obstante, el grave accidente que involucró al Toyota #7 y al Oreca #31 de DragonSpeed , este último con Roberto González a los mandos, hizo saltar las alarmas en el box de los japoneses. Cualquier contratiempo de un calibre similar pero en carrera sería demoledor para las aspiraciones de cualquiera de los dos coches que se juegan el campeonato de pilotos, algo que ha llamado la atención de Alonso.

"Hay que estar listos para lo inesperado", manifestó Alonso a tenor de lo ocurrido en la primera de las tres sesiones de clasificación a su principal rival. "Tenemos mucho respeto a la carrera; somos conscientes de los retos que tenemos por delante, venimos aquí en condiciones similares a las del año pasado, teniendo el coche más rápido probablemente, el más robusto. Empezamos como favoritos, el Toyota #7 y el #8 al frente, digamos que es un desafío contra nosotros mismos de un modo, y contra la carrera".

A pesar de admitir que ellos son sus únicos rivales, Alonso recordó la forma en la que la mala fortuna ha golpeado a Toyota en el pasado. "Le Mans ha demostrado muchas veces a Toyota, desafortunadamente, que es una carrera dura. No es fácil siquiera acabar la carrera, así que tenemos que arrancar la carrera teniendo eso en cuenta, incluso aunque el año pasado fuera una carrera libre de problemas para ambos coches. Es improbable que eso pase todas las veces, por lo que tenemos que tratar de ejecutar la carrera con el menor número de errores posible y con suerte conseguir el resultado del año pasado".

Rivales reforzados

La fiabilidad es la mayor preocupación para Toyota y "para todo el mundo", aseguró Alonso. "Toyota ha tenido uno de los mejores coches de la parrilla durante muchos muchos años y sólo ha ganado una vez, el año pasado. Eso demuestra lo importante que es la fiabilidad. El objetivo es cometer los menos errores posibles, hemos estado entrenando dos años para poder solucionar cualquier problema que pueda ocurrir en carrera. El año pasado no tuvimos que hacer nada, porque la carrera fue perfecta; este año espero que tengamos otra igual, pero si ocurre algo estaremos lo suficientemente entrenados para ello".

Las nuevas reglas que rigen el certamen han jugado a favor de sus rivales, según Alonso, aunque no ha logrado que las fuerzas se igualen del todo. "Veremos, no sabemos exactamente dónde están los rivales. Si nos fijamos en el año pasado, debería estar ajustado, porque fueron uno o dos segundos más lentos, y con los cambios en el 'EoT', el peso, el flujo de combustible... los números dicen que deberían estar muy cerca, pero en los test no lo estaban. Por ahora no lo sabemos, intentamos hacer nuestra carrera sin mirar a los demás", expresó.

Incluso una parada para cambiar neumáticos y repostar combustible puede entrañar un peligro.

Por otro lado, Alonso rechazó la idea de que la lluvia o las complicaciones climatológicas fuesen a significar un lastre, ya que confía en adaptarse a los cambios que surjan uno a uno. "No lo creo. Acumulamos muchos kilómetros en los test, no debería ser una preocupación, estaremos preparados en cualquier condición", aseveró el bicampeón en Fórmula 1, quien respondió con un firme "cero" a la pregunta de qué importancia daba a conseguir la pole position.

"Deberíamos ser primero y segundo si es una carrera normal. Si tenemos un problema y nos retiramos, deberíamos ser últimos. No creo que un punto vaya a cambiar nada. Vamos a hacer nuestra preparación habitual, la pole position sería genial, pero no será significativa. Trataremos de usar el tiempo de la clasificación como preparación para la carrera, haciendo tandas largas y cosas así. Si no encuentras tráfico en una de las vueltas, debería ser suficiente para estar al frente", agregó.

Un nuevo WEC saludable

Las 24 Horas de Le Mans será la última prueba a la que se enfrente Alonso junto a Toyota.

Además de las variaciones del clima, Alonso negó que el TS050 Hybrid fuese a sufrir en el apartado de los neumáticos. "El año pasado corrimos en condiciones de frío, especialmente por la noche. Vinimos a los test con ese coche bajo condiciones de mucho calor, y fue bastante bien. Si ahora vuelve a hacer frío no espero nada extraño del coche. Tenemos un par de ideas de configuración del coche, por si sobrevira o subvira. Más allá de eso, creo que el coche está bastante bien probado aquí, no debería haber sorpresas", asestó.

Un nuevo ingeniero y muchos más integrantes de la plantilla de Toyota han variado desde que comenzase el año, preparándose así para la siguiente temporada, unos cambios que son positivos para Alonso."Hemos cambiado a mucho personal del equipo. El ingeniero de carrera, el de rendimiento... hay mucha gente nueva de los test invernales. Obviamente estuvieron en Sebring y en Spa. Ganaron en los dos sitios, así que deberían estar bastante bien preparados", afirmó con una sonrisa.

"Alguna vuelta limpia, sin tráfico, en Le Mans... es muy improbable. En 13 kilómetros siempre te encuentras con coches"

Finalmente, Alonso se mostró muy interesado en los hypercars que se convertirán en los futuribles protagonistas del WEC que está por llegar, reconociendo por último que conseguir tener una vuelta limpia en Le Mans es muy improbable. "Obviamente, alguna vuelta limpia, sin tráfico, en Le Mans... es muy improbable. En 13 kilómetros siempre te encuentras con coches diferentes en puntos distintos, y cuando no te molesta el tráfico es una sensación muy agradable, completas la vuelta por ti mismo", comentó Alonso.

"No es que no te guste, pero definitivamente es intenso, porque siempre las velocidades son muy altas. Necesitas un entendimiento perfecto entre los GT y tú mismo para no cometer ningún error por tu parte o por su parte. Hay un riesgo potencial, la adrenalina es alta", concluyó.

Fotos: Toyota Gazoo Racing

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto