¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Así es el Toyota con el que Alonso correrá en el WEC y Le Mans

La firma japonesa cuenta con uno de los ingenios mecánicos más sofisticados de la historia de la competición del motor. Más de 1.000 cv. gracias a un propulsor híbrido, control de tracción y cuatro ruedas motrices son sólo algunas de las características que hacen del Toyota TS050 el claro favorito para ganar las 24 Horas de Le Mans este año y con Fernando Alonso al volante.

Uno de los causantes del cambio de reglamento instaurado en la Fórmula 1 durante la temporada 2017 es este monstruo de la resistencia. El LMP1 híbrido es el único vehículo del planeta que puede competir con un F1 en cuanto a sofisticación técnica.

Se trata de un monoplaza carrozado, pero en esencia, un monoplaza concebido con un chasis de fibra de carbono, un propulsor híbrido capaz de superar los 1.000 cv y una aerodinámica moldeada tras múltiples sesiones en el túnel de viento. En definitiva, un conjunto que llegó a poner en entredicho la supremacía tecnológica de la Fórmula 1 y que hizo necesaria una revolución técnica para permitirle a la máxima categoría conservar su reinado en los circuitos.

Sin embargo, el LMP1 es un vehículo varios segundos por vuelta más lento que el Fórmula 1 y no sólo porque el ritmo de evolución de un monoplaza de la máxima categoría sea inalcanzable para Toyota, Porsche y el resto de marcas que han competido en esta categoría en los últimos años.

Además de la obviedad -aplicable a cualquier ingenio técnico que pretenda medirse con un Fórmula 1- como es una aerodinámica menos efectiva (a pesar de su coeficiente de rozamiento inferior gracias al carenado de las ruedas y el habitáculo cerrado), el LMP1 es sensiblemente más pesado, sus neumáticos están concebidos para aguantar las exigencias de una carrera de resistencia y su motor tiene un límite de flujo de combustible más estricto. Sin embargo, cuenta con determinadas características que le permiten rivalizar en lo que respecta a la tecnología que posee en su interior.

Fernando Alonso ya conoció el Toyota TS050 durante un test en Bahrein en noviembre.

El Toyota TS050 dispone de un motor brillante, con bloque V6 biturbo que pesa un tercio menos que el de Fórmula 1 y arroja más de 1.000 cv repartidos a partes iguales entre su motor de combustión y el sistema de recuperación de energía cinética, que es capaz de dotarle de tracción total y que es gestionado por el control de tracción electrónico, del que el monoplaza de la máxima categoría carece. Además, sus baterías pueden almacenar hasta 8 MJ (megajulios): el doble que en la categoría reina. A pesar de ser un coche destinado a la resistencia, el depósito de combustible está limitado por reglamento a sólo 62,3 litros y, aunque pueda parecer lo contrario, es más corto, más estrecho y únicamente diez centímetros más alto que el F1.

Si el Fórmula 1 es el rey de los monoplazas, sin duda el LMP1 es el claro dominador de la resistencia: un ingenio tecnológico capaz de cubrir ininterrumpidamente 5.000 km a ritmo de competición.

Especificaciones técnicas del Toyota TS050 Hybrid

Fotos: Toyota Gazoo Racing

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto