¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Amores de juventud: el Aston Martin DB5

    Amores de juventud: el Aston Martin DB5
    28
    El espectacular y elegante Aston Martin DB5, un icono del automóvil y el cine.
    David Plaza
    David Plaza8 min. lectura

    El coche de James Bond es uno de los más deseados de la historia y una auténtica joya de coleccionista. Perteneciente a una saga icónica en el mundo del automóvil, el Aston Martin DB5 catapultó a la fama a la marca británica.

    No podemos decir que la historia de Aston Martin comience ni acabe en el DB5, pues la firma británica comenzó su andadura en el mundo del automóvil en 1913 bajo el nombre de Bamford & Martin, adquiriendo su nombre actual un año más tarde.

    Pero quizá este modelo tan cinematográfico sí sea el más conocido de Aston Martin, ya que poco después de su lanzamiento se convirtió en el coche de James Bond, el espía más famoso de la historia. Pero, más allá de su recorrido en el mundo del séptimo arte, el DB5 tiene una historia como pieza relevante en el mundo de la automoción y te la vamos a contar.

    Digno heredero del DB4

    La historia de la saga DB de Aston Martin comienza a finales de los 40 del siglo pasado, pues el 2-litre Sports, también llamado DB1, fue el primer modelo producido bajo la dirección de David Brown, que había adquirido la compañía recientemente.

    Ya en 1950 se presentó el DB2, pero el que realmente cambió las reglas fue el DB4, presentado en 1958 y que introducía el chasis autoportante y el motor de seis cilindros con bloque de aluminio. Este modelo marcó el camino a seguir por la firma británica en cuanto a diseño y filosofía respecta.

    El Aston Martin DB5 fue una evolución de este modelo y contaba con una carrocería de aleación de magnesio diseñada por la firma italiana Carrozzeria Touring Superleggera. Su lanzamiento se produjo en 1963 y lo cierto es que fue un coche con una breve presencia en el mercado: sólo dos años para un total de 1059 unidades comercializadas a un precio inicial de 12.775 dólares.

    Así se picaba Pierce Brosnan con un Ferrari F355 en Goldeneye.

    La mencionada carrocería de dos puertas daba vida a un Gran Turismo 2+2 con el mencionado motor de aluminio y 6 cilindros en línea derivado del DB4, pero mejorado para incrementar la cilindrada de 3,7 a 4 litros, lo que le permitía ofrecer 286 CV de potencia y una velocidad máxima de 240 km/h. Cifras que, sin duda, impresionaban en aquella época.

    Este motor contaba con tres carburadores de la marca Skinners Union y una transmisión manual de 4 velocidades ZF, aunque muy pronto fue sustituida por una de 5 relaciones. También era posible adquirir el DB5 con una caja automática Borg-Warner de 3 velocidades.

    El equipamiento de serie iba en consonancia con el prestigio de Aston Martin, ofreciendo al usuario asientos reclinables, alfombrillas con moqueta de lana, elevalunas eléctricos, ruedas con llantas cromadas de radios, habitáculo acabado en cuero y doble depósito de combustible, entre otras muchas cosas.

    Tres versiones

    A lo largo de su breve historia en el mercado, el Aston Martin DB5 se comercializó con tres versiones más aparte de la inicial tipo Coupé.

    La primera en lanzarse fue la descapotable, presentada en 1963 y denominada Convertible. De ella se fabricaron 123 unidades. El término Vantage fue el empleado para lanzar en 1964 la versión más deportiva de este refinado GT, que era capaz de alcanzar los 330 CV gracias a mejoras en el árbol de levas y otros elementos del motor. En total, se fabricaron 65 Aston Martin DB5 Vantage Coupé y siete Vantage Convertible.

    Finalmente, cabe destacar la versión Shooting Brake, un one-off exclusivamente elaborado para David Brown y que no llegó a comercializarse.

    Goldfinger

    Pero si todos estos atributos no eran suficientes para impulsar la popularidad del DB5 y su bellas y elegantes líneas, su aparición en una de las películas más famosas de la saga James Bond terminó de hacerlo.

    En Goldfinger, estrenada en 1964, Sean Connery disfrutó de un espectacular Aston Martin DB5 preparado con múltiples artilugios que lo convertían en el coche perfecto para un espía tan distinguido y a la vez amenazado. Posteriormente, el DB5 apareció también en Operación Trueno, Goldeneye, El mañana nunca muere, El mundo nunca es suficiente, Casino Royale, Skyfall, Spectre y Sin tiempo para morir.

    El Aston Martin DB5 'Goldfinger' Continuation Series de 2020.

    Pero su fama no se redujo a la saga de James Bond, pues también fue utilizado por Roger Moore para un episodio de El Santo. De hecho el modelo utilizado en la serie fue el mismo que ese mismo año se utilizó en Goldfinger, aunque con su color rojo original.

    Paul McCartney contribuyó también a la popularidad del Aston Martin DB5 al adquirir uno en 1965. Esta unidad fue posteriormente subastada por 438.000 euros y, actualmente, se estima para ella un valor de entre 1,3 y 1,7 millones de euros.

    En 2019, Aston Martin Works, división encargada de los pedidos especiales y vehículos clásicos de la marca británica, comenzó a trabajar en unas pocas unidades denominadas Aston Martin DB5 ‘Goldfinger’ Continuation Series, que rememoraban el vehículo original e incluían algunos de los gadgets empleados en la saga James Bond.

    El interior del Aston Martin DB5 personalizado para James Bond.

    CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

    El motor de 6 cilindros de aluminio del Aston Martin DB5.

    No te pierdas el resto de clásicos recordados en nuestra sección, Amores de juventud.

    Fotos: wheelsage.org

    Amores de juventud: el Aston Martin DB5