¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El nuevo estilo de diseño más moderno de BMW, ¿un indicio del final de los purismos?

    Detalle de la nueva parrilla del BMW Concept i4, inspirada en épocaBMW

    La marca alemana se encuentra en un proceso de cambio en su apartado estético. El nuevo BMW Serie 4 Coupé es el elegido para liderar el cambio estético que se ha propuesto, una línea que rompe con los purismos hasta ahora intocables. La cuestión que muchos se plantean es qué resultado arrojarán el el tiempo.

    La presentación del BMW Concept 4 supuso un punto de inflexión importante en la marca alemana, ya que adelantaba un nuevo diseño de la parrilla del radiador que recuerda a modelos de época, transformando por completo la imagen delantera. Los dos «riñones», como se ha conocido durante mucho tiempo a la doble parrilla ovoide, han dado paso a un estilo nuevo.

    Es cierto que este detalle ha experimentado un progresivo aumento de tamaño en las diferentes generaciones de nuevos modelos, hasta llegar a un nivel exagerado como en el reciente X7. Pero, aún así, fácilmente reconocible como un modelo de la firma de Múnich, imagen de marca que venía complicando a los estilistas.

    Detalle de la línea Hofmeister en el pilar y ventanilla trasera del BMW Serie 8

    Domagoj Dukec, el nuevo jefe de diseño de BMW, es uno de los responsables de esta nueva imagen que caracterizará a los futuros modelos de la firma, aunque señaló que no todos contarán con ellos. Lo cierto es que se desconoce qué factores pesarán en la balanza para utilizar un diseño u otro, porque ya hemos comprobado en fotos espía que los nuevos i4 e iX contarán con ella, pero el Serie 2 Coupé no.

    El gran problema es que muchos no saben cómo la parrilla resultará en las ventas y también cómo perdurará en el tiempo. Muchos de los que ya han visto el nuevo Serie 4 Coupé han apuntado que el modelo ha perdido un gran atractivo y, además, un elemento tan grande también ser un problema de envejecimiento prematuro del modelo, obligando a un gasto extra para reconducir las ventas.

    Pero hay un detalle también determinante en BMW que está pasando desapercibido y es la línea Hofmeister, la curvatura especial que se aprecia en los pilares traseros de los modelos de la marca alemana, y que lleva aparejada una reproducción en las ventanillas fijas adosadas en las puertas traseras o en los cristales de los modelos de dos puertas.

    Un elemento que se mantiene, aunque en ocasiones muy forzado. En modelos como el BMW X2, los especialistas en diseño se han visto obligados a insertar un extra al borde de las ventanillas traseras para poder incluir este detalle y respetar elementos puristas. Una apuesta arriesgada que el propio Dukec justificó apuntando que «no se pueden seguir las opiniones subjetivas de los clientes y fans en las redes sociales, hay que ser atrevidos». ¿Será un adiós a los rasgos puristas de BMW?