¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    General Motors vuelve a registrar la denominación E-Ray ¿Corvette eléctrico en camino?

    Chevrolet Corvette Stingray 2020Chevrolet

    La corporación estadounidense ha vuelto a registrar en el mercado norteamericano la denominación E-Ray. Un nombre que ya registró en 2015 y que según diversos informes es la primera pista de la llegada de una nueva variante eléctrica del Chevrolet Corvette.

    Desde 2015 varios rumores advierten de la intención de General Motors de lanzar una variante eléctrica basada en el Corvette. Estos informes se basan en diversas evidencias que, si bien son claramente circunstanciales, lo cierto es que resultan demasiado sospechosas como para no tenerlas en cuenta.

    La primera y más evidente fue el registro en la Oficina de Patentes y Marcas estadounidense (USPTO) de la denominación E-Ray. Una construcción lingüística que parece ser la unión entre el vocablo Stingray, denominación que General Motors solo ha empleado en el Chevrolet Corvette desde la década de los sesenta, y el prefijo 'e' que la mayoría de fabricantes suelen emplear para bautizar sus versiones eléctricas.

    Chevrolet Corvette Stingray Coupé 2020.

    Tras el descubrimiento del registro de esta denominación aparecieron numerosos rumores señalando el posible desarrollo de un Corvette eléctrico o híbrido, aunque lo cierto es que hasta la presentación del nuevo Chevrolet Corvette C8 ningún responsable de General Motors había confirmado una versión electrificada del deportivo estadounidense. Durante la presentación del actual Chevrolet Corvette Stingray 2020, desvelado hace ahora un año, algunos portavoces de la marca dejaron entrever que esta generación contará con versiones electrificadas, aunque hasta ahora solo han aparecido informes e indicios de que estas versiones serán híbridas y por tanto, seguirán manteniendo su motor de combustión en el vano trasero.

    Hace unos años también apareció un informe que aseguraba que un chasis del Chevrolet Corvette C7 había sido visto en las instalaciones del laboratorio de baterías de General Motors. Lo que suponía que, de ser cierto, los ingenieros de la corporación estadounidense estaban haciendo algún tipo de prueba con el Corvette.

    Hace solo unos días apareció la renovación del registro de la denominación E-Ray, lo que demuestra claramente que General Motors sigue interesada en mantener control sobre esta denominación. Por el momento desconocemos los motivos que han impulsado a GM a realizar este registro y por tanto, tampoco sabemos qué uso piensan darle. Si es que realmente llegamos a ver un modelo o tecnología en la calle con este nombre.