¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es
  • El nuevo Chevrolet Corvette C8 de motor central podría ser un error épico

El nuevo Chevrolet Corvette C8 de motor central podría ser un error épico

11

Las sospechas y los rumores han sido consistentes desde que naciera la generación actual del Corvette. En Chevrolet ya tenían en mente que el C7 naciera con el motor tras los asientos, pero la gran Crisis Mundial obligaba a un planteamiento comercial más conservador. Ahora se acerca la nueva generación C8, de la que se presume dispondrá finalmente de un V8 central. ¿Gran acierto o error descomunal?.

Chevrolet Corvette CERV III concept, evolución del INDY Concept.

En el mundo del automóvil siempre ha habido lugar para rumores de cualquier tipo. Al igual que sucede con el mundo de la competición sobre ruedas, donde incluso podemos encontrar una época fijada en el calendario de algunas categorías para este tipo de situaciones, como la ‘silly season’ de la Formula 1, donde periódicamente se genera e intercambia numerosa información que en su mayor parte no está relacionada con hechos o sucesos reales, pero que sin embargo inunda los medios y la red con muchas e incluso algunas veces descabelladas posibilidades y especulaciones.

En la industria del motor los rumores son algo cotidiano, cada poco tiempo aparece una nueva conjetura o filtración, que en no pocas ocasiones no llegan siquiera a concretarse. Estos afectan mayormente a los modelos o versiones que están aún por ser presentados, ya que las especulaciones sobre estos son moneda de uso común sobre todo entre los distintos medios que cubrimos este escenario, sin embargo, en muchas ocasiones estos rumores aparecen sin tener una fuente concreta.

Pero entre estos rumores, podemos destacar algunos que han sido tan recurrentes, además de periódicos durante tantos años, que ya incluso han llegado a alcanzar la categoría de mito. Como es el caso del Chevrolet Corvette de motor central.

Chevrolet Corvette Indy Concept.

Esta supuesta versión del icónico deportivo americano ha estado generando titulares y portadas desde hace más de 55 años, pero 7 generaciones después no solo no ha llegado sino que oficialmente, nunca ha existido. A pesar de los numerosos prototipos y concepts que han sido presentados por la marca durante todos estos años.

De hecho, es de sobra conocida la opinión del considerado padre del Corvette, el ingeniero de General Motors Zora Arkus-Duntov, acerca de esta posible versión. Esta era el gran sueño del ingeniero belga, debido a las bondades dinámicas que aportaba el centrado de masas de las mecánicas dispuestas en esta posición, sueño que como ya sabemos nunca se materializó. En 1996, el que había sido responsable de convertir al anémico Corvette inicial en un auténtico deportivo y creador del programa Corvette Grand Sport, fallecía sin ver materializado sus deseos.

El Corvette actual, generación C7, era lanzado en Detroit a principios de 2013 y ese mismo año era entregada la primera de las unidades del nuevo Corvette Stingray. Pero poco tiempo después de su nacimiento, la nueva y aclamada generación C7 tuvo que compartir su protagonismo en los medios con una nueva oleada de rumores que apuntaban de nuevo a la llegada del tan cacareado Corvette de motor central, en algunas ocasiones como una versión del reciente C7 para competir con sus rivales de motor central y trasero europeos, léase Ferrari 458 Italia o Porsche 911, y en otras como su posible sustituto, la generación C8.

Chevrolet Corvette 4-rotors concept, equipado con una mecánica de tipo Wankel.

Si generalmente esos rumores tal como llegan, se van sin avisar, en esta ocasión no fue así. Ya que en enero de 2015, apenas un poco más de un año después de ser entregada la primera unidad del C7, las principales publicaciones estadounidenses revelaban las imágenes de un prototipo camuflado cazado con una más que peculiar configuración que rápidamente era señalado como la primera mula de pruebas fotografiada del Corvette de motor central.

Este disponía de una carrocería que imitaba las versiones más potentes del Holden UTE, que en Australia son fabricadas con motores V8 de la serie LS, pero que de un vistazo rápido se adivinaba que no se trataba de una versión convencional del modelo australiano. La zona de la cuna de carga trasera estaba oculta con una tapa atornillada toscamente y un inmenso alerón trasero delataba que se trataba de un prototipo como mínimo muy potente. Un análisis con un poco más de profundidad revela que salvo la silueta pick up y el propio frontal, realmente no estábamos ante una nueva versión del UTE.

La línea del habitáculo y sobre todo del techo y el perfil de las ventanillas no se correspondía con el modelo australiano, sino con la generación actual del Corvette, así como los retrovisores pero sobre todo, un extraño paragolpes trasero separado de la carrocería y anclado en solo dos puntales nos advertían que bajo esas tapas que imitaban la trasera del Holden realmente se encontraba un subchasis trasero tubular en lugar del monocasco que dispone el UTE australiano. De ahí que esta pieza no estuviera debidamente integrada en la carrocería.

El CERV III fue el último concept presentado con mecánica central sobre base Corvette.

Hace unos días, Car and Driver confirmaba nuevamente la llegada del Corvette de motor central como la nueva generación C8 que deberíamos ver nacer en el Salón de Detroit de 2018, anunciando además una nueva versión potenciada del Corvette actual como versión de despedida para el próximo mes de enero, cuando se celebrará la edición 2017 del mismo salón, por lo que en esta ocasión parece que definitivamente sí que llegaremos a ver un Corvette con el V8 tras los asientos.

En todas estas décadas, han sido no pocos los ingenieros así como cientos de periodistas y miles de aficionados los que han deseado en algún momento ver llegar a concretarse el como denominábamos antes mítico Corvette de motor central, por lo que en teoría, son muchos los que se deberían alegrar dentro de 18 meses exactamente, cuando Chevrolet desvele lo que esté preparando para el Salón de Detroit de 2018. Sin embargo, puede que más de uno se lleve una sorpresa desagradable si realmente vemos aparecer debajo de la lona un deportivo de motor central bautizado con el icónico nombre Corvette.

¿Por qué?, por una sencilla razón. Porque no sería un Corvette, por muy grande que grabaran su nombre en su carrocería de materiales plásticos o lo repitieran hasta la saciedad en las notas de presentación, catálogos, anuncios o comunicados de prensa, estaríamos simple y llanamente ante un modelo totalmente nuevo y diferente. Que sin entrar a valorar lo bueno o malo que pueda llegar a ser, lo único seguro es que no sería un Corvette.

Chevrolet XP-819 de 1964, un prototipo de motor trasero, no central.

De la misma manera que no podemos decir que un Ferrari 365 GT4 Berlinetta Boxer es un Ferrari Daytona con motor trasero, o un 550 Maranello es un Testarossa con motor delantero. Por mucho que fueran sus relevos generacionales y que contaran con mecánicas y posicionamientos similares. Aunque en ambos casos ni siquiera contaban con mecánicas con arquitecturas similares, ya que Berlinetta Boxer y Testarossa disponían de motores con las bancadas a 180 grados.

En el caso del Corvette C8, de llegar realmente a confirmarse la información vertida por Car and Driver, sería simplemente un modelo completamente nuevo, por muchos elementos que tomara prestados de la generación actual del ‘Vette. Chevrolet con el Corvette no solo ha creado un modelo deportivo para su gama que durante décadas ha estado bien considerado dentro de las fronteras de su nación, no tanto en otros mercados, sino que ha mantenido lo que prácticamente podemos considerar un concepto en si mismo. El Corvette ha representado siempre la interpretación estadounidense de lo que un deportivo de alto rendimiento debe ser, a la misma vez que ofrece a su usuario un mínimo de comodidad como vehículo de diario y sobre todo, a un precio al que realmente pueden llegar a acceder los cientos de miles de incondicionales fans que ha atesorado el modelo desde que viera la luz en 1953 bajo la forma de un concept.

Un hipotético Corvette C8 de motor central sería un nuevo modelo en la estela de las berlinettas Ferrari de motor V8, los nuevos McLaren y por supuesto el Porsche 911. Grandes modelos con los que erróneamente se ha intentado comparar al Corvette todos estos años, porque este no pretende ser una alternativa comercial a estos, sino simple y llanamente el Corvette.

El espectacular Corvette INDY Concept de mediados de los ochenta.

El motivo por el que General Motors, hasta hace nada de tiempo el mayor fabricante del planeta, no había lanzado un modelo de estas características es simple. Estaría renunciando a los miles de ejemplares que sí se venden del ‘Vette en favor de un más caro, complejo y elitista modelo.

Desconocemos que prepara Chevrolet en el Edificio 54 de las inmensas instalaciones de pruebas de General Motors en Milford, Michigan, pero desde luego, difícilmente podrán lograr recrear un Corvette instalando su motor V8 tras los asientos. Por mucho más rápido que pueda llegar a ser este en Nürburgring.

Noticias relacionadas

El nuevo Chevrolet Corvette C8 de motor central podría ser un error épico
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto