¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Salón de Frankfurt 2015Porsche 911 2016, más cambios de los que podemos imaginar

12

Ya está aquí el Porsche 911 2016. Bueno, nuevo no, pero sí mejorado. Por primera vez los motores turbo se harán patentes a toda la gama. Además el exterior recibe pequeños y sutiles cambios, al igual que el interior, donde se mejora la tecnología.

Y ya está aquí una nueva generación del mito deportivo por antonomasia. El Porsche 911 2016 ya es oficial, y aunque su exterior no muestre cambios, seguramente nos encontremos ante una generación sumamente especial por la llegada de los motores turbo a toda la gama. No se veía un cambio tan radical desde la entrada en funcionamiento de la refrigeración por agua en la saga 996.

Un nuevo 911 se hace presente, una generación de suma importancia

Como decimos el nuevo Porsche 911 ya está aquí, y como podéis comprobar éste no muestra un cambio radical con respecto al modelo anterior, más bien todo lo contrario. Aunque esto ya se veía entrever en las diferentes sesiones de fotos espías que os hemos ido mostrando a lo largo de las sesiones de puesta a punto.

El frontal recibe los nuevos faros que llevamos viendo en Porsche desde la llegada del Macan, con los LEDs diurnos característicos. En el parachoques se modifican las tomas de aire, mientras que en la trasera se incluye una nueva cubierta del motor, un parachoques más aerodinámico y unos faros traseros que, sin ser iguales que los de su hermano SUV, sí que se le asemejan. Una vez más varias salidas de escape estarán presentes, cada una en función del modelo seleccionado.

En el interior tampoco verás excesivos elementos nuevos, por no decir que ninguno, salvo el volante, derivado del Porsche 918 Spyder. La manera en la que se nos presenta el habitáculo no cambia, pero si la tecnología que este incluye. Porsche ha integrado en el 911 2016 su nuevo sistema de comunicación. Éste podrá manejarse a través de la pantalla táctil del salpicadero. Las novedades que se incluyen son la descarga e instalación de aplicaciones y el manejo compartido con nuestros smartphones.

Y es que si había algún pero en las generaciones pasadas, era la cantidad de tecnología disponible. Porsche nunca ha jugado esa liga porque para ellos la conducción prima por encima de todo, pero en esta ocasión han hecho del 911 una máquina más digital que analógica, introduciendo nuevos sistemas, la mayoría de ellos centrados en la seguridad, como el avisador del cambio de carril, un control de velocidad con función de freno y uno mejorado con control de distancia.

Por el momento conocemos a los Carrera y Carrera Cabriolet, además de las versiones S

Pero dejémonos de chucherías, lo verdaderamente importante de esta generación se esconde bajo esa carrocería tan conocida. Un nuevo chasis se hace presente. Más ligero y estrecho, 10 milímetros más delgado. Este ha sido diseñado para conseguir acoplarse con los nuevos motores turbo y para permitir que el 911 siga siendo uno de los grandes referentes del segmento en cuestión de maniobrabilidad y agilidad.

La suspensión también ha sufrido una puesta a punto, incluyendo la posibilidad de incorporar una neumática que permite la regulación en altura del coche para así poder pasar los siempre molestos badenes sin inconvenientes. El Volante, del que ya te hemos hablado, incorpora por primera vez una rueda selectora para los modos de conducción. Cuatro posibilidades hay: Normal, Sport, Sport Plus e Individual.

La cantidad de parámetros a regular en esta última será apta solo para aquellos realmente hábiles, puesto que podrás controlar el estado de elementos como los soportes activos del motor, la dureza de la suspensión o la dureza del volante, entre muchos otros reglajes. Si a esto le sumamos un cambio automático PDK, también podremos controlar la estrategia de cambio. Al más puro estilo competición.

Llega la hora de hablar de motores, algo por lo que seguramente esta generación del 911 pase a la historia como una de las más importantes. 40 años lleva Porsche introduciendo los turbos en sus coches, incluyendo el 911, pero por primera vez los 911 "normales" dispondrán no solo de un turbo, sino de dos. Un paso importante para una marca tan tradicional y pura como Porsche.

Los motores del 911 Carrera y del 911 Carrera S contarán con seis cilindros enfrentados, con un cubicaje de tres litros y dos turbos añadidos a él. En ambos casos la potencia crece en 20 caballos con respecto a sus sucesores, entregando ahora 370 y 420 CV respectivamente. El par también crece, y de manera más significativa, ya que el Carrera muestra 450 Nm, mientras que el Carrera S eleva esa cifra hasta los 500 Nm. En ambos casos la entrega estará disponible desde las 1.700 hasta las 5.000 revoluciones.

Las ruedas traseras se encargarán, como siempre, de recibir toda esa potencia. A la hora de traspasar estos datos al asfalto, hay que decir que este 911 Carrera es más rápido que su antecesor, siendo capaz de hacer el 0 a 100 Km/h en 4,2 segundos. Su velocidad punta también aumenta, llegando a los 295 Km/h. Por su parte el Carrera S mejora las cifras de su hermano, logrando el 0 a 100 Km/h en 3,9 segundos (el primer miembro Carrera de la historia en bajar de la marca de los cuatro segundos), y logrando una velocidad punta de 308 Km/h.

Por último hay que hablar de consumo y la eficiencia. Puede que sean aspectos poco importantes del 911, pero son las verdaderas razones por la que Porsche ha incluido los turbos. Las normativas europeas obligan a una reducción de las emisiones contaminantes, y el uso de turbocompresores es capaz de obrar milagros al respecto. Pero los ingenieros no se han quedado ahí puesto que se incluye tecnología de desactivación de cilindros cuando no se requieren.

Con todo esto no es de extrañar que la nueva generación del 911 sea capaz de reducir en consumo en casi un litro con respecto a la generación anterior. El 911 Carrera homologa un consumo de 7,4 litros cada 100 kilómetros en ciclo mixto, mientras que el 911 Carrera S se queda en 7,7 litros.

El interior es prácticamente igual, salvo por la nueva pantalla, mejor integrada que la de su predecesor

Por supuesto, y tal y como podéis comprobar todos estos cambios se aplicarán al resto de unidades de la familia del 911, pero como siempre los Carrera y Carrera S son los primeros en hacer acto de presencia, y sus versiones Cabriolet igual. El Targa, el Turbo y el GTS seguirán más adelante, aunque por el momento solo está confirmada la presencia de los Carrera en el Salón de Frankfurt 2015.

Noticias relacionadas

  • Comentario de Javier Gómara
    07/09/2015 (07:50)

    Javier Gómara

    "La verdad es que sí. Personalmente, nunca he sido reticente en cuanto a la incorporación de los turbos. Es obvio que cambia la conducción, pero no tengo ninguna duda que el 911 seguirá siendo fantástico."

  • Comentario de Turbo
    07/09/2015 (06:52)

    Turbo

    "Los 911 atmosféricos tenían sentido para muchos conductores, y los Turbo tenían sentido para otro tipo de conductores. Una pena que haya que adaptarse en los motores de entrada, ¿no?"

Porsche 911 2016, más cambios de los que podemos imaginar
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto