¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Porsche conoce los pros y contras de ser la primera marca con un LMDh activo

    Porsche conoce los pros y contras de ser la primera marca con un LMDh activo
    Porsche Motorsport es el fabricante que más avanzado tiene el desarrollo de su prototipo LMDh.
    Fernando Sancho
    Fernando Sancho4 min. lectura

    Urs Kuratle, responsable del proyecto LMDh de Porsche Motorsport, señala las ventajas y desventajas de la posición que tiene el fabricante.

    La marca ha completado varios test con su prototipo LMDh mientras que el resto no han acabado ni la fase de diseño.

    El éxito de la nueva categoría global de prototipos es más que evidente. WEC e IMSA acogerán en sus respectivas categorías reinas -hypercar y GTP-, de manera indistinta, a los prototipos construidos bajo normativa técnica LMH y LMDh. Estos segundos prototipos, con un sistema híbrido común y desarrollados a partir de chasis que darán vida a la próxima generación de vehículos LMP2 han sido el camino elegido para competir en este nuevo escenario por grandes marcas como Audi -proyecto en stand by-, Porsche, BMW, Acura, Alpine y Cadillac en los próximos años.

    Sin embargo, del dicho al hecho hay un trecho y en el mes de mayo de 2022 la situación de la categoría LMDh es cuanto menos bastante discreta. Dejando a un lado el proyecto de Audi por su paralización y el de Alpine, puesto que la marca francesa apunta a competir en 2024, sólo Porsche ha puesto su prototipo LMDh en pista. El resto de fabricantes, en teoría con objetivo de competir en 2023, no han pasado de la fase de diseño de sus prototipos. Y hablamos de grandes marcas como Acura, Cadillac o BMW.

    Porsche ya ha acumulado al menos tres test -que se sepan- con su prototipo LMDh, por lo que es el único fabricante que suma un gran kilometraje con el sistema híbrido estándar de 200 kW que va a utilizar la categoría. Un escenario que según Urs Kuratle, responsable del programa LMDh de Porsche, tiene ventajas y desventajas para la marca alemana: «Al final la balanza quedará equilibrada, por un lado, tenemos un beneficio, pero también supone un esfuerzo extra por otro lado. Vamos por el buen camino, por delante de otros fabricantes, pero a la vez estamos validando el sistema híbrido común para todos».

    «Nuestro primer test fue con un sistema 'semi-híbrido', sin todos los componentes. Era muy importante para nosotros hacerlo así, porque no todo es el sistema híbrido en este coche. Hay otros muchos componentes. El segundo test ya lo hicimos con el sistema híbrido completo y poco a poco fuimos aumentando las funcionalidades. En Barcelona y Spa ya era un coche 'full-hybrid'. Somos un fabricante, eso nos da cierta ventaja, pero estamos haciendo el trabajo de 'todos' y eso supone unos grandes costos al final del día» ha añadido Urs Kuratle.

    Jonathan Diuguid, director gerente de Porsche Penke, coincide en que parte del trabajo de Porsche va a ser en beneficio de otras marcas: «Creo que es una enorme ventaja estar ya en una fase avanza de test, porque si algo falla o no funciona correctamente, aprendemos. Ya sea para optimizar su funcionamiento o para establecer protocolos de reparación. Sin embargo, parece evidente que estamos invirtiendo mucho tiempo y recursos en pruebas de las que se van a beneficiar otros fabricantes al encontrarse un sistema híbrido más afinado».

    Fuente: SportsCar365 / Fotos: Porsche Motorsport