¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

La solución de Volkswagen para rebajar las emisiones, dosificar el doble de AdBlue

Volkswagen ha desvelado los detalles del nuevo sistema de AdBlue que incorpora el motor diésel 2.0 TDI Evo que ha estrenado el Volkswagen Passat. Esta mecánica también será empleada por el nuevo Volkswagen Golf. A través de una doble dosificación de AdBlue se consiguen reducir los niveles de emisiones.

Desde el año 2018, los sistemas de tratamiento gases de escape se han estado utilizando en los motores diésel de Volkswagen. La tecnología SCR (Reducción Catalítica Selectiva) permite reducir de manera significativa los óxidos de nitrógeno (NOx) que emanan a través de los gases del escape. Con el objetivo de continuar y mejorar dicha reducción, el fabricante alemán ha presentado una evolución de su sistema SCR con AdBlue.

Denominado «dosificación doble», básicamente consiste en la inyección de la doble cantidad de AdBlue empleada hasta la fecha. Este nuevo sistema de dosificación doble de AdBlue es empleado en el motor diésel 2.0 TDI Evo de 150 CV que ha sido estrenado por el nuevo Volkswagen Passat. La marca destaca que esta mecánica ya cumple con el futuro estándar de emisiones Euro 6d.

Volkswagen 2.0 TDI Evo con sistem SCR con AdBlue

El motor diésel 2.0 TDI Evo incorpora un sistema SCR con doble inyección de AdBlue para rebajar las emisiones.

Las mediciones actuales RDE (Emisiones Reales de Conducción) confirman la aprobación de tipo Volkswagen: el nuevo motor 2.0 TDI Evo con dosificación doble, los niveles de NOx se reducen aproximadamente un 80% en comparación con la generación anterior de los respectivos modelos. Esta mecánica se irá introduciendo gradualmente en la gama de los distintos modelos de la marca, el nuevo Volkswagen Golf será uno de ellos.

El proceso de dosificación doble requiere de un segundo convertidor catalítico SCR que se encuentra en la parte inferior del vehículo. Dado que la distancia al motor es mayor, la temperatura a la que trabajará puede ser hasta 100 ºC menor. Esto amplía la ventana para el tratamiento posterior de los gases de escape: incluso a temperaturas de gases de escape cercanas al motor de +500 ºC, el sistema aún puede lograr tasas de conversión muy elevadas.

Los motores diésel emiten menos CO2 que los de gasolina, pero las emisiones de otros elementos como los óxidos de nitrógeno son mayores. El proceso de dosificación doble de AdBlue de Volkswagen solventa esta desventaja. Se necesita de amoníaco ara reducir los óxidos de nitrógeno producidos en los motores diésel. Se inyecta como un agente reductor acuoso (AdBlue) a través de un módulo de dosificación. Al evaporarse la solución, el agente reductor se divide y se combina con vapor para formar amoníaco.

Volkswagen Passat

El Volkswagen Passat es el primero en utilizar el motor 2.0 TDI Evo. El Volkswagen Golf también hará lo propio.

En el convertidor catalítico SCR, el amoníaco (NH3) reacciona en un recubrimiento especial con los óxidos de nitrógeno (NOx) para formar agua y nitrógeno inofensivo (N2). Recordemos que el AdBlue debe repostarse y que requiere de una serie de cuidados en invierno para evitar el riesgo de congelación.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto