¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    PruebaBMW Serie 4 Coupé, presentación (III): apartado dinámico

    44

    Poco a poco vamos conociendo todos los secretos del nuevo BMW Serie 4 Coupé. Nos ponemos al volante del 435i, la versión más potente gracias a sus 306 CV. Durante la presentación pudimos disfrutar de las magníficas instalaciones del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), donde se conjugaban actividades de slalom con pruebas de alta velocidad.

    Tras conocer cómo es por fuera y por dentro el nuevo BMW Serie 4 Coupé, nos vamos a poner al volante. En su estreno en el mercado, el tope de gama del Serie 4 será un motor de gasolina de seis cilindros en línea, el BMW 435i Coupé de 306 CV. También habrá dos mecánicas de cuatro cilindros, el gasolina BMW 428i Coupé de 245 CV y el diésel BMW 420d Coupé de 184 CV. Todos los propulsores están disfruta de la tecnología BMW TwinPower Turbo.

    Durante la presentación de este modelo pudimos disfrutar de la variante más potente, el 435i. Bajo el capó, un viejo conocido: el seis cilindros en línea de 306 CV que BMW emplea en las Series 1, 3, 5, los X3 y X6 y el Z4. Nuestra unidad estaba asociada a la caja de cambios automática deportiva de ocho velocidades, que permite cambiar de marchas utilizando las levas que se encuentran en el volante.

    EN MARCHA

    Nuestros primeros kilómetros al volante transcurrieron con tranquilidad entre el congestionado tráfico madrileño. Esta circunstancia nos permitió comprobar que, a pesar de contar con un enfoque más deportivo respecto a la berlina, el confort se mantiene inalterado. El Serie 4 Coupé es perfectamente utilizable en el día a día por su comodidad.

    Resultó llamativo lo bien aislado que está el habitáculo, que apenas deja pasar el ruido exterior. El motor apenas se oye y el ruido aerodinámico es contenido. A pesar de tener más de 300 CV baja el acelerador, se puede circular a bajas vueltas sin necesidad de reducir marchas cuando se requiere algo más de dinamismo.

    Nuestro destino fue el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), donde los atascos y la conducción relajada quedaron de lado. BMW nos había preparado una serie de pruebas para comprobar de lo que es capaz este cupé en un entorno seguro.

    En las instalaciones del INTA pudimos realizar una serie de slalom y de un circuito exprimiendo las capacidades del 435i Coupé. El modelo alemán dejó claro la excelente puesta a punto de su chasis, con una maniobrabilidad y dinamismo fuera de toda duda, como cabe esperar en un coche que necesita apenas 5,4 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h.

    El Serie 4 tiene el centro de gravedad más bajo en la actual gama de modelos BMW, a unos 500 mm del suelo, y eso se nota para bien en las inercias. La distribución de pesos 50:50 entre ambos ejes también resulta un punto a favor. Las reacciones son nobles y la frenada eficaz y estable, incluso a alta velocidad. La transmisión automática es rápida y precisa.

    La dirección se muestra muy precisa. De serie, el Serie 4 cuenta con servodirección electromecánica con Servotronic, que varía la asistencia en función de la velocidad del coche, pero el cupé bávaro también puede disfrutar de una dirección deportiva variable, en la que la relación de giro varía según el ángulo del volante.

    Durante estas pruebas fue el momento adecuado para jugar con los modos de conducción ECO PRO, COMFORT, SPORT y SPORT+, que afectan a la dirección, caja de cambios automática, reacción del acelerador y rigidez de la suspensión. En el modo SPORT+ los controles de tracción y estabilidad son más permisivos, pero siguen activos por si nos desmelenamos y pisamos el acelerador con demasiada alegría, siendo suficiente para divertirse. Si queremos ir más allá, hay que desconectar todos los controles en otro botón diferente.

    También tuvimos oportunidad de correr por el anillo del INTA, una pista circular peraltada por la que pudimos coquetear con la barrera de los 200 km/h. El asfalto presenta irregularidades en algunas zonas, pero el 435i dejó claro su aplomo en toda circunstancia.

    Tras la descarga de adrenalina, llegó el momento de despedirse de las instalaciones de ensayo y experimentación del instituto para volver a enfrentarse al tráfico. Volvimos a seleccionar el modo ECO PRO para comprobar el funcionamiento de una de las novedades más interesantes de este modelo, el modo planeo.

    El sistema, sólo disponible en modo ECO PRO, permite reducir el consumo desacoplando el motor y la transmisión. Esto es posible por encima de unos 50 km/h aproximadamente, si no tocamos ni el pedal del acelerador ni el del freno. El propio sistema determina cuándo es más eficiente entrar en modo planeo o mantener insertada una marcha para que el vehículo avance por su propia inercia. Funciona muy bien, de forma muy suave, y ayuda a rebajar el consumo considerablemente si las condiciones de la carretera son las adecuadas.

    Presentación y prueba del BMW Serie 4 Coupé, índice de capítulos:

    BMW Serie 4 Coupé, presentación (III): apartado dinámico