Logo Motor.es

¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
  • Inicio
  • Diccionario
  • Qué es el difusor, cómo funciona y qué aporta a un coche y un Fórmula 1

Qué es el difusor, cómo funciona y qué aporta a un coche y un Fórmula 1

David Plaza
David Plaza
7 min. lectura
Bajo el alerón trasero, podemos ver el difusor de este Aston Martin de Fórmula 1.

Descubre el mundo de los difusores aerodinámicos en coches y su papel esencial para mejorar la adherencia, estabilidad y rendimiento. Desde su aplicación básica hasta las innovaciones en la Fórmula 1, exploraremos cómo funcionan y su impacto en la competición automovilística.

El difusor en los automóviles desempeña un papel fundamental al mejorar la adherencia y estabilidad del vehículo, ya que genera una fuerza ascendente conocida como carga aerodinámica.

Esta carga mejora la estabilidad, reduce la resistencia aerodinámica, optimiza la frenada y aumenta la tracción. En la competición, especialmente en la Fórmula 1, el difusor se convierte en un elemento esencial para maximizar el rendimiento aerodinámico y la eficacia del automóvil a altas velocidades.

Qué es un difusor y cómo funciona

Un difusor aerodinámico de coche es un elemento que se encuentra ubicado en la parte inferior trasera del vehículo, debajo del paragolpes. Su función principal es mejorar la adherencia del coche al suelo a través de la generación de carga aerodinámica.

El difusor funciona acelerando el flujo de aire que pasa por debajo del coche. Esta aceleración del aire crea una zona de baja presión en esa zona inferior, lo que a su vez genera una fuerza que empuja el coche hacia abajo contra el suelo. Esta fuerza se conoce como carga aerodinámica o downforce.

Para comprender cómo opera un difusor, es esencial entender el Principio de Bernoulli, el cual establece que cuando la velocidad de un fluido —en este caso el aire— aumenta, la presión disminuye.

Difusor de un BMW M3 Competition

El difusor aplica este principio al extraer el aire que circula bajo la parte inferior del vehículo. Esta extracción, combinada con su ampliación, curvatura y aumento gradual de altura, facilita el aumento de la velocidad del flujo entre el suelo y el asfalto.

Esto resulta en que el aire que se desplaza sobre el difusor lo haga a una velocidad más baja, creando una disparidad de presión que efectivamente ‘empuja’ el vehículo contra la superficie del asfalto.

Los beneficios del uso de un difusor aerodinámico en los coches son los siguientes:

  • Mejora la estabilidad del coche en línea recta y en curva.
  • Reduce la resistencia aerodinámica o drag.
  • Mejora la frenada.
  • Mejora la tracción.

El difusor aerodinámico en la Fórmula 1

La eficacia del difusor aerodinámico crece a medida que el vehículo gana velocidad, pues se trata de una variable directamente relacionada con la generación de carga aerodinámica.

Es por eso que el difusor es más eficaz en coches deportivos de altas prestaciones y en automóviles de competición.

La máxima expresión del uso de un difusor es la Fórmula 1, disciplina en la que se ha convertido en un elemento aerodinámico vital. No sólo porque su velocidad de paso por curva es la más elevada y, por tanto, donde el difusor puede maximizar su potencial, sino por el concepto aerodinámico de estos monoplazas.

Así es y así funciona un difusor de Fórmula 1.

Actualmente, los coches de Fórmula basan gran parte de su rendimiento en el concepto aerodinámico de efecto suelo, en el que el difusor es una parte importante de su funcionamiento.

A consecuencia de su importancia en el rendimiento de un Fórmula 1, el difusor ha sido objeto de innovación y controversia a lo largo de la historia de la categoría, desde que fuera introducido por primera vez a finales de los años 70.

Los dos difusores más famosos son el doble difusor de Brawn GP y el difusor soplado de Red Bull. El primero fue introducido en 2009 por el mencionado equipo propiedad de Ross Brawn, Williams y Toyota, siendo prohibido para la temporada siguiente.

El difusor soplado fue inventado por Renault en 1983, aunque se hizo famoso precisamente en 2010, tras la prohibición del doble difusor. Este fue ideado por Adrian Newey, que dirigiendo los gases de escape hacia la parte superior del difusor, aumentaba su rendimiento gracias a la mayor velocidad y temperatura del aire en esa zona.

Arriba, Red Bull RB6 con difusor soplado. Abajo, Red Bull RB9 con efecto Coanda en los pontones.

Además, como efecto secundario, el soplado permitía alejar del difusor la estela turbulenta creada por los neumáticos, mejorando todavía más su rendimiento.

En un principio, el difusor soplado planteó inconvenientes, pues al no acelerar el piloto, este perdía eficacia de forma súbita, generando inestabilidad en curvas lentas y frenadas.

Para paliarlo, el motorista de Red Bull, Renault, ideó un mapa motor que permitía la salida constante de gases. Esto supuso una gran ventaja para el equipo anglo-austriaco, que encadenó cuatro mundiales consecutivos de pilotos y constructores.

De cara a la temporada 2012, el difusor soplado se prohibió elevando la posición de salida de los escapes. Esto dio origen a los pontones con efecto Coanda, que permitía seguir insuflando aire al difusor de forma indirecta. Estos adoptaban forma de tobogán, dirigiendo así el aire caliente a la zona requerida.

Últimas noticias

¿Quieres saber más? No te pierdas estos artículos relacionados con el término Difusor, Aerodinámica