¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Junta homocinética: qué es y qué tipos hay

    Ejemplo de una junta homocinética tipo Rzeppa.

    La junta homocinética, tripoide o junta de velocidad constante es un elemento mecánico articulado en el que la velocidad de rotación del eje de entrada es la misma que la del eje de salida, sin que en ello influya el ángulo de transmisión del acoplamiento.

    Este tipo de articulación se utiliza para conectar los palieres de un eje con la transmisión, así como los mencionados palieres con las ruedas, haciendo posible que todos estos elementos giren a la misma velocidad en todo momento. Además, al estar sometida a movimientos oscilatorios que provienen de la suspensión y la dirección, debe estar articulada, engrasada y protegida, en este caso gracias a los fuelles de transmisión.

    Con todo esto en mente, una junta homocinética debe cumplir los siguientes requisitos:

    • Permitir movimientos entre los elementos de la masa suspendida (motor, transmisión, etc) y las ruedas (masa no suspendida).
    • Posibilitar el giro de las ruedas proveniente de la dirección.
    • Transmitir de manera continua y sin vibraciones el movimiento rotativo que llega del motor a través de la transmisión y hacia las ruedas.

    Tipos de junta homocinética

    A lo largo de la historia se han desarrollado diferentes sistemas que han ido mejorando las prestaciones del anterior. Los más relevantes son los siguientes:

    Cardán

    Este sistema es uno de los primeros sistemas de transmisión, aunque no puede denominarse como junta homocinética. Fue inventado por Gerolamo Cardano en el siglo XVI, pero no era capaz de mantener constante la velocidad de ambos ejes, lo que provocaba vibraciones cíclicas.

    El cardán no es realmente una junta homocinética.

    Cardán doble

    Ideado por Robert Hooke en el siglo XVII, mejoraba el sistema de Cardano al proporcionar velocidad constante en ambos ejes al disponer de dos cardanes desplazados 90 grados. Al ser un sistema simple, duradero y robusto, suele emplearse en automóviles con palieres desnudos de grandes dimensiones.

    Junta homocinética Glaencer-Spicer

    En este caso, dos juntas cardán se unen por una pieza de doble horquilla que permite que el giro de una de ellas se rectifique para transmitir así un movimiento uniforme. También incluye un dispositivo de centrado (rótula+esfera) deslizable a lo largo del árbol conducido.

    Junta homocinética Rzeppa

    Es la más utilizada en la actualidad y se conoce también como junta de bolas. Consta de seis de ellas alojadas en una jaula específica que dispone de guías tóricas, siendo las bolas solidarias al árbol conductor y al conducido.

    Así funciona una junta homocinética de tipo Rzeppa.

    La pieza exterior de la jaula, que tiene forma de campana, está unida al árbol conducido de la rueda, mientras que la interior, el núcleo, está unido al eje conductor. Una de las principales ventajas de este sistema es que es capaz de ofrecer una durabilidad muy grande, aunque esto dependerá en gran medida del buen mantenimiento del fuelle de transmisión que lo mantiene a salvo de suciedad y evita que se pierda la grasa de lo lubrica.

    Junta homocinética tracta

    Este sistema se desarrolló durante el primer tercio del siglo XX y consiste en dos piezas centrales a las que se acoplan los árboles de entrada y salida provistos de sendas horquillas. Las dos piezas centrales se acoplan entre sí, permitiendo la transmisión del movimiento. El principal inconveniente que tiene este tipo de junta es que en ángulos superiores a 45 grados son incapaces de transmitir alto par.