¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    GP MónacoRosberg se pasea por su casa

    Rosberg se pasea por su casa
    11
    David S. de Castro
    David S. de Castro

    El alemán logra una inmensa victoria de principio a fin por delante de Lewis Hamilton y de Daniel Ricciardo en el GP de Mónaco. Fernando Alonso acaba cuarto. El héroe de la prueba monegasca ha sido Jules Bianchi, que con su noveno puesto final ha conseguido los primeros puntos para la escudería Marussia.

    Nico Rosberg ha conseguido volver a ganar en Mónaco, por segunda vez consecutiva y de principio a fin también, y ha confirmado que Montecarlo es su coto privado. El alemán no ha visto peligrar su sexta victoria en Fórmula 1 en ningún momento, mientras por detrás Lewis Hamilton intentaba disputarle la victoria. El británico ha acabado sufriendo, debido a un problema bastante inusual: le entró algo en el ojo. Eso hizo que Daniel Ricciardo se le acercara mucho, aunque finalmente el australiano finalizó tercero. Fernando Alonso fue cuarto, en una prueba muy desaparecida por parte del español.

    Mónaco no suele decepcionar, y aunque la emoción no ha estado por ver quién iba a ganar, por detrás ha ocurrido de todo. Ya antes de la salida hubo un incidente: Pastor Maldonado se quedó bloqueado en la parrilla cuando se iba a dar la vuelta de formación, y aunque sus mecánicos se apresuraron a intentar encontrar el problema, no pudieron hacerlo a tiempo y el venezolano ni siquiera llegó a salir. Cuatro carreras en Mónaco, cuatro abandonos para él. Cuando se puso el semáforo en verde, no hubo accidente entre los Mercedes, como amenazó Lewis Hamilton el sábado, sino que Nico Rosberg salió disparado y nadie le atrapó en toda la prueba. La enorme salida de Kimi Räikkönen le llevó hasta el tercer puesto, después de que Fernando Alonso, como reportaría después, tuviera problemas eléctricos y de frenos en su monoplaza durante las primeras vueltas.

    Vettel abandonó en su GP número 100 en Fórmula 1

    La calma duró muy poco. En la primera vuelta, Sergio Pérez se tocó con Jenson Button y se quedó tirado en medio de la pista, lo que provocó la salida del primer safety car del día. Sin embargo, el incidente más grave no tuvo mucho que ver con eso, sino fue por parte de Sebastian Vettel. El tetracampeón cumplía 100 Grandes Premios en Fórmula 1 aquí, pero no fue su día. Empezó a perder posiciones de manera sangrante, hasta que se quejó de problemas de potencia en su monoplaza. En boxes informó que se había quedado con la primera marcha metida, por lo que finalmente se vio obligado a abandonar. No fue el único en tener que detenerse por un fallo mecánico: a Kvyat, Bottas y Vergne les ocurrió lo mismo. El francés no tuvo su carrera: cuando iba quinto le metieron un 'stop&go' por una salida insegura de boxes, ya que casi se choca con Magnussen.

    Nuevamente, la salida de Bernd Maylander con el coche de seguridad puso algo de picante a la prueba. Esta vez el culpable fue Adrian Sutil, que se estrelló contra las protecciones y obligó a neutralizar la prueba. Esto coincidió con las entradas en boxes, y uno de ellos fue Kimi Räikkönen, como era normal. El finlandés, no obstante, se vio forzado a entrar un par de vueltas después, ya que un Marussia, que se estaba desdoblando, le tocó en un neumático y se lo pinchó. Por si fuera poco, ya en la recta final de la prueba, en un intento de adelantamiento sobre Kevin Magnussen, se lo acabó llevando puesto en la Rascasse.

    El héroe del día: Jules Bianchi

    Aunque la prueba cayó en un tedioso aburrimiento, al final, la emoción la pusieron los de atrás. Y es que los progresivos abandonos y una actuación estelar, colocaron a falta de diez vueltas a Jules Bianchi en una inédita décima posición. El francés fue informado de que tenía una sanción de cinco segundos por haber hecho antes un stop&go mientras estaba el coche de seguridad en pista -le habían castigado por saltarse la salida-, por lo que tenía ante sí una oportunidad de oro: sólo debía mantener una distancia superior a esos cinco segundos con el piloto que le precedía, Romain Grosjean, y acabaría entre los puntos.

    El incidente entre Räikkönen y Magnussen le vino como anillo al dedo: de repente, se encontraba en una espectacular octava posición, que acabaría siendo novena tras computarle la citada sanción. Esos dos puntos de Marussia, los primeros del equipo en Fórmula 1, no sólo suponen una jugosa cantidad de dinero que pueden salvar incluso su continuidad en este deporte, sino que además dan un golpe sobre la mesa: acaban de superar a Caterham y a Sauber -Gutiérrez también abandonó aquí-. Se da la circunstancia, además, de que el tío abuelo de Bianchi, Lucien Bianchi, también fue piloto de Fórmula 1 y logró un gran tercer puesto en el Gran Premio de Mónaco de 1968.

    Surrealista problema de Hamilton: le entró algo en un ojo y fue varias vueltas 'tuerto'

    Para darle más emoción a este final de prueba, Lewis Hamilton reportó un surrealista problema por radio: le había entrado algo en el ojo izquierdo. Empezó a perder tiempo, hasta el punto de que Daniel Ricciardo se colocó a su rueda. Ambos llegaron pegados al final, pero el de Mercedes resistió los ataques del de Red Bull.

    Con su victoria, Nico Rosberg recupera el liderato del campeonato, mientras Lewis Hamilton se coloca segundo. Tercero sigue Fernando Alonso, pero con la mitad de puntos que el líder.

    Tabla de tiempos Carrera Gran Premio de Mónaco

    Fotos: Mercedes

    Rosberg se pasea por su casa