¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Dakar 2022Audi sufre la peor de sus pesadillas en su debut en el Dakar

    Audi sufre la peor de sus pesadillas en su debut en el Dakar
    Stéphane Peterhansel no podía más que resignarse tras el accidente que destrozaba su Audi RS Q e-tron.
    Fernando Sancho
    Fernando Sancho4 min. lectura

    Todo lo que podía salir mal, salió mal. Audi ha visto como las opciones de Stéphane Peterhansel, Carlos Sainz y Mattias Ekström se apagan.

    Los temidos problemas de juventud del sistema híbrido no han llegado, pero si una suspensión rota y graves problemas de navegación.

    La revolución híbrida de Audi en el Dakar ha sufrido un chispazo. Y no precisamente de lucidez, ya que no parece la decisión más inteligente afrontar el rally-raid más duro del mundo con una preparación con demasiadas sombras, tanto a nivel técnico como deportivo. Bien es cierto que la tecnología híbrida del Audi RS Q e-tron no ha dado problemas hasta ahora, pero tampoco ha habido mucho tiempo para que el 4x4 híbrido se haya visto exigido. Sólo se ha necesitado un prólogo de apenas 19 kilómetros y una etapa compleja para que todo el proyecto de Audi Sport haya sufrido un calambre de proporciones épicas.

    El desarrollo del Audi RS Q e-tron se ha hecho en tiempo récord y aunque parte del tren motriz es 'heredado' del DTM y de la Fórmula E, dar forma a un conjunto competitivo en un entorno tan complejo como los raids no es fácil. Se antoja comprensible por ese motivo que Audi Sport no haya podido tener un test competitivo antes del Dakar o incluso que los kilómetros de test del 4x4 híbrido hayan sido limitados, más si ha habido algunos percances durante alguna de estas sesiones de pruebas. A partir de ahí, Audi ha vivido una auténtica pesadilla en un inicio de Dakar en el que nada ha salido bien para la marca de Ingolstadt.

    El francés Stéphane Peterhansel abría la caja de los truenos tras golpear su RS Q e-tron contra un obstáculo en torno al kilómetro 120. Como resultado, 'Mr. Dakar' rompía la suspensión de su 4x4 híbrido y arrancaba una rueda casi de cuajo. Fuera de juego el vigente campeón, esta revolución híbrida de Audi quedaba en manos de Mattias Ekström y Carlos Sainz, un piloto con limitada experiencia en raids y otro que ha preferido volver a cargar contra ASO por el tipo de navegación propuesta sin recordar que ha estado doce meses inactivo, sin entrenar este aspecto en competición junto a Lucas Cruz, aunque fuera con un vehículo sin los cuatro aros en su frontal.

    Como resultado, Audi no tiene ningún piloto en la pelea por el 'Touareg'. Peterhansel ponía rumbo directo al 'bivouac' tras reparar los daños en su coche y al llegar fuera de tiempo ha sido descalificado, mientras que Ekstrom cedía 1 hora y 20 minutos en el punto crítico donde se han perdido tantos pilotos. Peor le iban las cosas a Sainz tras ceder 2 horas en un espectáculo dantesco de navegación, sin ánimo de autocrítica o de ver qué falla con Lucas Cruz. Pese a esta situación, no todo es malo para Audi, ya que en segundo plano cualquier problema en el Audi RS Q e-tron pasará desapercibido y el debut de un 4x4 híbrido en el Dakar será un éxito a poco que un triunfo de etapa lo acompañe, ya que el ritmo competitivo no es malo. Peterhansel se reenganchará a la carrera -fuera de competición- para seguir probando el coche y allanar el camino a sus compañeros en busca de este éxito. Al final,esto va de vender coches.

    Fotos: ASO