¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    BMW encarga a Magna el mayor pedido de transmisiones para híbridos

    Nueva transmisión automática de doble embrague para tracción delantera Magna 7HDT300 HybridMagna

    La marca alemana se encuentra en uno de los períodos más importantes de su historia, y especialmente en el campo de la electrificación, sembrando de híbridos enchufables toda su oferta. El próximo paso es la introducción de la tecnología de 48 Voltios, razón por la que ha encargado a Magna un gran pedido de transmisiones de doble embrague.

    La antigua Magna Steyr, hoy conocida como Magna, ha sido y es un proveedor clave en la producción de BMW. No solo es una consultora de ingeniería independiente, sino que dispone de diversas ramificaciones al servicio de los fabricantes, incluyendo también producción completa de modelos, como el Z4 y el Toyota Supra para los bávaros.

    Aunque se desconoce la cifra total, los de Magna han recibido uno de los encargos más grandes de transmisiones de un fabricante y ha sido BMW. Los de Múnich han firmado un contrato con el proveedor para la producción de transmisiones automáticas de doble embrague para modelos de tracción delantera, incluidas variantes híbridas en todas sus declinaciones.

    Foto espía de la segunda generación del BMW Serie 2 Active Tourer / CarPix

    Una nueva caja de cambios que tendrá hasta 170 aplicaciones diferentes, entendiendo por tal versiones de diferentes modelos, por lo que está asegurada su presencia en todos los modelos de MINI y de los BMW Serie 1, el futuro Serie 2 Active Tourer, Serie 2 Gran Coupé, X1 o X2, entre otros.

    La nueva transmisión será fabricada en dos factorías, en la alemana de Neuenstein y en la eslovaca de Kechnec. Bajo el nombre de "7HDT300 Hybrid" cuenta con una exclusiva tecnología del proveedor americano de "división del par motor", que permite el uso de tres configuraciones motrices en una sola plataforma. Es decir, se trata de una transmisión escalable, desde un "mild hybrid" a un híbrido enchufable.

    Según las necesidades técnicas, admite un montaje en modelos convencionales con motor de combustión y una caja de cambios de doble embrague, en vehículos semi-híbridos que disponen de un motor de combustión interna y un motor eléctrico de 48 V integrado en la transmisión o un híbrido enchufable con motor de combustión y un motor eléctrico también integrado en la transmisión.

    Tres soluciones y dos con un denominador común: el motor eléctrico de 48 Voltios se encuentra en la caja de cambios, ofreciendo un elevado régimen a pesar de contar con un tamaño muy compacto, por lo que aumenta la eficiencia del combustible.