¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Aparece a la venta uno de los exclusivos Callaway SuperNatural AeroBody 1993

    Aparece a la venta uno de los exclusivos Callaway SuperNatural AeroBody 1993
    15
    Chevrolet Corvette Callaway SuperNatural AeroBody 1993Chicago Motor Cars
    Sergio J. Cabrera
    Sergio J. Cabrera5 min. lectura

    Uno de los solo 5 Corvette SuperNatural AeroBody fabricados por Callaway en 1993 ha aparecido a la venta en perfecto estado y con pocos kilómetros. Esta unidad cuenta con una configuración muy rara y un historial de propiedad muy destacable, pues fue encargado por un primo del propio Reeves Callaway.

    Callaway es un especialista aftermarket ligado al Chevrolet Corvette desde hace décadas. Su trabajo no se limitaba a modificar ejemplares del 'Vette de manera privada, pues General Motors comercializaba sus kits de sobrealimentación en la red de distribuidores oficial de Chevrolet. Por lo que durante años, los clientes encontraron la opción de sobrealimentar sus ejemplares del deportivo estadounidense en el propio concesionario.

    Aunque por lo que es realmente conocida la empresa de Reeves Callaway es por sus esfuerzos en competición y sus radicales en versiones modificadas. Estas fueron especialmente apreciadas en las décadas de los ochenta y noventa, ya que la aparición del Callaway Sledgehammer tuvo una gran repercusión mediática internacional. Esta era una versión hipertrofiada del Chevrolet Corvette C4 que contaba con un motor fuertemente modificado que entregaba 898 CV y que fue capaz de alcanzar una velocidad máxima de 254.76 mph (410 km/h).

    Su kit aerodinámico es idéntico al del Callaway Sledgehammer.

    La estética de este modelo fue todo un éxito y pronto se convirtió en toda una seña de identidad de los modelos de Callaway, aunque no muchos clientes optaron por este kit de carrocería, que recibía la denominación AeroBody ya que mejoraba notablemente el rendimiento aerodinámico del modelo, permitiendo que aumentara su velocidad máxima. En 1993 solo fueron fabricados 5 ejemplares con esta particular opción de carrocería y el ejemplar que vemos en estas imágenes es, probablemente, el más destacado de ellos.

    Esta unidad se encuentra a la venta en el concesionario Chicago Motor Cars de Naperville, a las afueras de Chicago. Cuenta con una etiqueta de precio con un valor cercano a los 50.000 $. Un precio notablemente más alto que los Chevrolet Corvette C4 del momento, pero que se explica por sus peculiares características e historial de propiedad.

    Esta unidad no solo es una de las solo cinco que fueron fabricadas con este kit de carrocería ese año, sino que además es uno de los pocos Corvette Convertibles que podemos encontrar con esta configuración. Monta todos los elementos y opciones disponibles del catálogo de Callaway, incluyendo un detector de radar. Elemento que sirve para detectar controles de velocidad y que está prohibido en múltiples mercados, pero que el preparador incluyó en este ejemplar. Según el vendedor, este es el único Corvette SuperNatural AeroBody que salió de los talleres de Callaway con este dispositivo.

    Pieza de gran valor para los coleccionistas y aficionados del modelo y con un precio no muy elevado.

    A nivel mecánico nos encontramos con el V8 de 383 pulgadas cúbicas o 5.7 litros que el preparador comercializaba en esos momentos. Al contrario que la mayoría de sus creaciones, esta mecánica era atmosférica, de ahí la denominación SuperNatural, y estaba disponible en dos niveles de potencia: 482 CV (475 hp) o 497 CV (490 hp). Estos ejemplares son más escasos que las variantes sobrealimentadas firmadas por este especialista.

    Además de su configuración, este atractivo ejemplar tiene un historial de propiedad muy curioso, pues fue creado específicamente para Mark Callaway, primo de Reeves Callaway. Por lo que podemos dar por hecho que esta unidad fue fabricada con mucho mimo y atención al detalle. Aunque no todas las variantes de Callaway tienen estatus de pieza de coleccionista, de esta podemos decir que se trata de una pieza muy destacada que merece ser preservada como tal. Tanto por su configuración como por su relación con el propio Callaway.

    Aparece a la venta uno de los exclusivos Callaway SuperNatural AeroBody 1993