¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Coches de 1.000 CV, pilas de hidrógeno y robots: así ve el futuro el DTM

    Coches de 1.000 CV, pilas de hidrógeno y robots: así ve el futuro el DTM
    6
    ITR ha definido las posibles claves del futuro de la competición de primer nivel.
    Fernando Sancho
    Fernando Sancho3 min. lectura

    ITR, promotor del DTM, ha presentado su particular visión de lo que puede ser la competición en unos años.

    Vehículos eléctricos con batería o pila de hidrógeno de 1.000 CV de potencia asistido por robots en boxes. ¿Será así el futuro del DTM?

    El DTM vive tiempos de cambios. El campeonato ha comenzado su particular era turbo con la normativa 'Class 1' y ha abierto sus puertas a nuevas categorías soporte como el 'DTM Trophy'. Sin embargo, el ITR como promotor de la serie alemana ha ido un paso más lejos, imaginando como puede ser el futuro de la competición a largo plazo. Y aunque el DTM todavía tiene entre sus tareas pendientes implementar la tecnología híbrida, el ITR ya habla abiertamente de una serie 100% eléctrica. De hecho, la visión conceptual del ITR rompe con los esquemas que imperan actualmente.

    No obstante, el concepto del ITR son carreras protagonizadas por vehículos eléctricos de 1.000 CV y tracción total, con una disposición de un motor de alto rendimiento por eje. La relación peso potencia será de 1,50 kg/CV y tendrán un sistema de baterías o de pila de hidrógeno intercambiables. Sea cual sea la base final, los coches deberán pasar por boxes para sustituir la batería o el tanque de hidrógeno una vez por carrera. El boceto se cierra con vehículos con un diseño de corte futurista y unas prestaciones de infarto, ya que alcanzarán velocidades que superarán fácilmente los 300 km/h.

    Una oda a las nuevas tecnologías, siempre unida a la estandarización de componentes y a un control férreo de gastos, envuelta en una dosis extra de tecnología. No obstante, el ITR habla de una manera abierta de paradas en boxes revolucionarias basadas en grandes brazos robóticos de control numérico, similares a los que se utilizan en las líneas de montaje de coches en la actualidad. Estos robots serían capaces de sustituir las baterías o tanques de hidrógeno situados en la parte baja del chasis monocasco de los coches por unas baterías o tanques nuevos, todo mientras cambian de forma paralela los neumáticos.

    Fotos: DTM

    Coches de 1.000 CV, pilas de hidrógeno y robots: así ve el futuro el DTM