¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Del 855 T-5R al V60, 20 años de relación entre Volvo y Polestar

    8

    Hace 20 años se inició una de las relaciones comerciales más sorprendentes. Volvo y Polestar empezaron a trabajar juntos, del 855 T-5R al V60 Polestar. En 1994 Polestar empezó a modificar y preparar algunas unidades de Volvo. Su primera criatura fue el mítico 855 T-5R. La última de ellas, el V60 Polestar.

    Si hacemos una rápida asociación de ideas, todo el mundo enlaza a la marca Volvo con la seguridad. Es y siempre ha sido su punto fuerte. Pero hace 20 años una empresa especializada en rendimiento, Polestar, pensó que también podían ser conocidos por su conducción y potencia. Por eso, para demostrar su verdadera valía, lanzaron el 855 T-5R. Un coche que ha pasado a la historia.

    Ahora mismo la competición entre las berlinas y familiares de altas prestaciones está muy en boca de todos. Se ven cifras mareantes y datos asombrosos que nunca pensarías posibles para una berlina o una ranchera. Sin embargo esto no es nuevo, ya que Polestar pensó en ello hace 20 años. De esta forma tan diferente de pensar nació uno de los coches más recordados del momento.

    Hoy, dos décadas después, Polestar es el preparador oficial de Volvo. Sus creaciones no son insensateces ni locuras tremebundas, son más racionales, más típicas de la marca sueca. El 855 T-5R se lanzó al mercado como una versión deportiva del 855. Equipaba un motor de cinco cilindros turbo que era capaz de producir 240 CV y 330 Nm de par.

    Pueden no parecer cifras escandalosas, hoy en día estamos acostumbrados a escuchar otros datos, pero en aquel momento fue algo sensacional. De hecho esa caballería era capaz de impulsar al familiar desde 0 hasta 100 Km/h en 7 segundos exactos, y alcanzar una velocidad máxima de 245 Km/h. Todo ello con una transmisión automática de cuatro velocidades y tracción trasera.

    El V60 Polestar es su heredero natural. Es la siguiente rama en el árbol genealógico. Está claro que 20 años pasan y se notan, ya que poco o nada queda del 855 T-5R. Todo es más moderno, más refinado, y porque no decirlo, más habitual. No es nada extraño encontrarnos con berlinas o familiares de alto rendimiento, hay están el RS6, el E 63 AMG, o el 550i Touring.

    El cambio se aprecia perfectamente en el V60 Polestar, si tenemos en cuenta las cifras del 855 T-5R, el nuevo es más rápido, más seguro y más tecnológico. Recurre para ello a un motor de seis cilindros en línea con 350 CV y 500 Nm de par. Acelera de 0 a 100 Km/h en 4,9 segundos y alcanza una velocidad máxima limitada de 250 Km/h. Usa una caja automática de 6 velocidades que transmite toda la fuera a las cuatro ruedas.

    Está claro que hemos cambiado mucho. A día de hoy Polestar fabrica las unidades más potentes que vemos en Volvo, como el S60 de competición. Sin embargo ahora mismo se encuentran en una encrucijada, ya que realmente están pensando muy seriamente cuál será su siguiente paso. Esperemos que sea otra genialidad como en su día lo fue el 855 T-5R.

    Del 855 T-5R al V60, 20 años de relación entre Volvo y Polestar
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto