¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Indy 500Honda veta a última hora el acuerdo entre Fernando Alonso y Andretti

La marca japonesa frenó la operación esta semana cuando su filial estadounidense le pidió la aprobación final.

El acuerdo económico y deportivo, que incluía algunas carreras posteriores, estaba cerrado.

Con los mejores asientos Chevrolet ocupados, McLaren SP queda como única posibilidad competitiva.

Las negociaciones habían avanzado a buen ritmo durante los últimos meses, y a finales de enero todas las partes implicadas daban por hecho que el acuerdo era cuestión de días, hasta el punto de que distintos medios de comunicación españoles se apresuraron a lanzar las campanas al vuelo. Pero el automovilismo tiene estas particularidades: hasta que no sea oficial, no ha ocurrido. Y Honda se ha encargado de hacer valer esa máxima de la forma más insospechada con Fernando Alonso.

El bicampeón del mundo de Fórmula 1 había alcanzado un acuerdo total con Andretti Autosport para participar por tercera vez en las 500 millas de Indianápolis en un sexto Dallara de la formación, que equipa motores Honda. No obstante, y según una información de la revista estadounidense RACER, los máximos responsables deportivos de Honda en Japón ha ordenado paralizar por completo el acuerdo entre Andretti y Alonso, tras ser consultados por su rama americana, Honda Performance Development, que sí estaba conforme con que saliese adelante.

El veto de Honda, que se creyó extensivo solo a McLaren en un principio, alcanza también de este modo a Alonso. La traumática rotura entre equipo y motorista en Fórmula 1 a finales de 2017 hizo que Honda vetase el suministro de motores al equipo cuando se inscribió en la Indy 500 el año pasado. A su vez, mantuvo el veto cuando McLaren optó por unir fuerzas con Schmidt Peterson Motorsports, socio leal de Honda desde 2006, para crear McLaren SP, obligándoles a usar motores de la rival Chevrolet y a que James Hinchcliffe prescindiese de su acuerdo personal con Honda Canadá antes de ser despedido por el equipo.

Con McLaren por su cuenta, el fin de la relación contractual de Alonso como embajador del equipo parecía el último paso necesario. El asturiano incluso había hecho amago de enterrar el hacha de guerra cuestionándose su famoso comentario de "GP2 engine" en Japón 2015 (quién sabe si antes o después de conocer esto), pero el esperado anuncio se retrasó, algo que parecía vinculado en principio a la reciente muerte de John Andretti. Según la información de RACER, respaldada por otros medios en estas semanas, el acuerdo de Alonso incluía también la posibilidad de disputar algunas carreras en circuito posteriores a la Indy 500, algo que podría haber facilitado un salto a tiempo completo en 2021 que, ahora queda en el aire.

Antes de la negativa de Honda, el principal impedimento radicaba en encontrar el patrocinio suficiente para sufragar la cifra superior al millón de dólares que implica una participación competitiva en la Indy 500, aspecto que Andretti había conseguido solventar recientemente a través de varios socios. El poco tiempo que queda hasta el inicio de los entrenamientos de la Indy 500, tres meses, no parece un obstáculo insalvable dado que su primera participación en 2017 se anunció un mes antes, pero complica notablemente las cosas a la hora de conseguir un asiento competitivo.

Entre el Team Penske y Ed Carpenter Racing, las mejores opciones con motor Chevrolet, sus siete asientos están ya ocupados, y otros equipos (Foyt, Carlin, Dreyer & Reinbold, DragonSpeed) no ofrecen las garantías necesarias. A día de hoy, la única alternativa seria para Alonso fuera del mundo Honda radicaría en volver al redil de McLaren SP y ocupar un tercer coche que aún no tiene dueño. Con todo, el hecho de que esta no fuese la opción prioritaria de Alonso, y el reciente fin de su vinculación profesional con la marca McLaren hace que la situación sea especialmente compleja.

Ahora, y a falta de otro giro de guión inesperado en la historia, el asiento destinado a Alonso queda libre y con el suficiente apoyo para montar a otro piloto, siendo dos agentes libres los principales candidatos para hacerse con él: el canadiense James Hinchcliffe y el francés Sébastien Bourdais. Hinchcliffe, que compitió con Andretti entre 2012 y 2014, parece el principal favorito, teniendo en cuenta además que el canadiense ha anunciado recientemente a un patrocinador principal, con vistas a correr inicialmente en el equipo Rahal. Bourdais, por su parte, tiene previsto participar en las cuatro primeras carreras de circuito con el equipo Foyt, y su experiencia puede ser un valor crucial.

Fotos: IndyCar Media

Fuente: RACER

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto