¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Renault se embarca en la tecnología de carga inductiva dinámica para eléctricos

Proyecto de carga inductiva dinámica de coches eléctricosRenault

La marca del Rombo trabaja en diferentes tecnologías para la carga de coches eléctricos. Inmersa en la carga bidireccional, ahora es el turno de buscar nuevas fórmulas y soluciones para los futuros modelos de movilidad sostenible. Renault pretende que su nueva oferta de eléctricos suponga un 15% de las ventas en 2022.

La marca francesa ha pisado el acelerador para aumentar la oferta de modelos eléctricos en su gama. De hecho, muchos de combustión desaparecerán porque la intención de Renault pasa en convertirse en un fabricantes de eléctricos, en lugar de disponer de dos gamas paralelas incluyendo también combustión, en el futuro.

Al mismo tiempo que ha desarrollado la plataforma especial CMF-EV, los del Rombo también están inmersos en el desarrollo de nuevos cargadores. Uno de ellos es el de la carga bidireccional, de modo que el vehículo puede recargar su batería y devolver un excedente a la red pública, en caso de necesidad o de que el propio vehículo solamente admita carga hasta el 80% de la capacidad.

Así deberían ser las carreteras para poder recargar los eléctricos de forma inductiva, con un carril propio

Pero hay una solución más para los que no están interesados en las cajas de pared o WallBox. Se trata de la carga por inducción estática y dinámica, una tecnología denominada "Plug and Charge". El principio básico consiste en conectar el coche eléctrico al punto de carga y, mediante un sistema telemático, se identifica el vehículo y recibe el pago antes de proceder a la carga de la batería.

Este sistema ya se está probando en Europa, junto a la carga bidireccional en el marco del proyecto INCIT-EV inaugurado el pasado mes de enero. Pero la carga inductiva es todo un desafío, especialmente la dinámica, ya que existen diferentes soluciones para el sistema estático. De hecho, el ZOE es el modelo de la firma que se puede recargar sin cables.

La inducción estática pasa por un proceso sencillo, que basta con aparcar el vehículo sobre un dispositivo, ambos contando con una bobina que genera corriente eléctrica y otra que actúe como receptora. El dinámico es una carga en movimiento, que capta la energía eléctrica generada por bobinas emisoras integradas en la carretera, una solución que evita el montaje de grandes baterías porque la recarga es continua.

Los franceses ya han realizado pruebas con dos prototipos del Kangoo Z.E. cargando la batería mientras rodaban a una velocidad máxima de 100 km/h. En 2022, Suecia contará con un tramo de poco más de un kilómetro y medio de carretera -la distancia que separa el centro de la isla de Gotland y el aeropuerto- con carga inductiva dinámica instalada. Por ahora, adaptada a la alimentación de autobuses y camiones eléctricos.

En este vídeo puedes ver cómo es la tecnología de carga inductiva dinámica en la que trabaja Renault

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto