¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El biodiésel: ventajas e inconvenientes

    3 min. lectura

    La búsqueda constante de alternativas a los combustibles tradicionales, tanto por razones económicas como por cuestiones medioambientales, ha generado varias opciones que en muchos casos no son tan ventajosas como puede parecer. El biodiésel es una de ellas.

    Se trata de un combustible sintético que combina gasóleo con un porcentaje variable de aceites vegetales o grasas animales obtenidos a partir de componentes naturales. Su nomenclatura actual utiliza la letra B, como el resto de gasóleos, y el número que la acompaña indica el porcentaje de aceite en la mezcla, siendo el B5 el de menor cantidad del mismo.

    Ventajas

    En relación a los derivados del petróleo, el biodiésel en sí mismo es más respetuoso con el medio ambiente, pues la materia prima proviene de semillas de plantas como la soja, la colza o el girasol. También existe la posibilidad de utilizar aceites reciclados procedentes de la industria alimentaria.

    Debido a ello, genera menos emisiones contaminantes y partículas perjudiciales para la salud, careciendo además del azufre, que contribuye al efecto invernadero. Además, es biodegradable.

    Inconvenientes

    Sin embargo, no todo son buenas noticias, pues el biodiésel cuenta con varias desventajas. Aunque las variantes B10 o inferiores son aceptadas por los motores convencionales, a medida que la proporción de aceite crece aumentan las opciones de averías en los inyectores o incluso partes internas del motor como las bielas, los pistones o el árbol de levas. Por ello es importante saber de antemano si el motor de nuestro vehículo está preparado para el uso de biodiésel con mayor proporción de aceites que la del diésel convencional.

    El cultivo de materia prima para biodiésel plantea muchas cuestiones sobre su idoneidad.

    Además, se solidifica a bajas temperaturas como consecuencia de una mayor cantidad de aceite, formándose cristales que pueden taponar las tuberías. También pierde sus propiedades a corto plazo y puede ser más caro que el gasoil, aunque ello depende en gran medida de su origen y modo de elaboración. En los últimos años el coste medio del litro de biodiésel en España se sitúa en torno a 1,20 euros.

    Finalmente, entramos de nuevo en el asunto de la contaminación, pues aunque el biodiésel como carburante y comparado con el gasóleo fósil ya hemos visto que genera menos emisiones, su producción plantea múltiples problemáticas que ponen en tela de juicio su idoneidad. Para profundizar sobre ello, os recomendamos consultar el análisis de nuestro colaborador Javier Costas en el siguiente artículo: “La gran estafa del biodiésel”.