¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    kW y kWh: qué son y qué significan en los coches eléctricos

    David Plaza
    David Plaza
    4 min. lectura
    El kW y el kWh son unidades de potencia y energía, respectivamente.

    Los coches eléctricos son cada vez más numerosos en el mercado, pero muchos usuarios no entienden bien las características técnicas de los mismos, pues varían en relación a los de motor de combustión.

    Y, para entender las prestaciones y cualidades de un coche eléctrico, es esencial comprender el significado de dos unidades de medida relacionadas con la potencia: el kilovatio (kW) y el kilovatio-hora (kWh).

    El vatio (W) es una de las unidades derivadas de las siete unidades básicas del Sistema Internacional de Unidades (SI). 1 W es equivalente a 1 julio por segundo (J/s) y se utiliza para cuantificar la tasa a la que se transfiere la energía.

    Reducir el consumo de energía redundará en un incremento de la autonomía

    El vatio puede aplicarse a cualquier potencia, ya sea mecánica, eléctrica, magnética, acústica, etc. Pero como el valor de 1 W es muy pequeño, lo habitual es utilizar el kW, es decir, el múltiplo que equivale a 1000 W, o incluso el MW (un millón de vatios).

    El vatio, la castellanización de Watt, recibe su nombre en honor a James Watt, un ingeniero mecánico, inventor y químico escocés que ideó el concepto del Caballo de Vapor (CV), unidad de medida utilizada para determinar la potencia de los motores de combustión.

    Qué es el kW y el kWh

    Pero, en el caso de los coches eléctricos, la medida más utilizada es el kW, que nos indica la potencia del motor eléctrico de este.

    Además, es importante conocer el significado de otra unidad de medida, el kWh, que a pesar de lo que pueda parecer no indica la cantidad de kW consumidos durante una hora.

    En realidad, el kWh determina la cantidad de energía utilizada por un aparato de 1 kW de potencia en caso de estar encendido durante una hora. Es decir, es el equivalente al consumo en litros de combustible en un coche con motor térmico e influirá de manera crucial en la autonomía del vehículo o de cualquier otro dispositivo que utiliza la energía almacenada en baterías.

    Supongamos que encendemos una bombilla de 100 vatios. En ese caso, necesitaremos 10 horas para consumir 1 kWh de energía, mientras que un aparato que tiene una potencia de 2000 W consumirá esa misma energía en sólo 30 minutos.

    Cómo reducir el consumo

    En el caso de los coches eléctricos, existen varios modos para reducir el consumo de kWh mientras los utilizamos. Esto redundará en un incremento de la autonomía y nos permitirá llegar más lejos sin tener que recargar.

    1. Conducir con suavidad
    2. Velocidad constante
    3. Distancia de seguridad
    4. Gestión de la frenada regenerativa
    5. Ruta eficiente
    6. Recarga inteligente
    7. Climatización durante la recarga
    8. Evitar peso innecesario
    9. Control periódico de los neumáticos

    ¿Quieres conocer más detalles sobre estas nueve claves para aumentar la autonomía de tu coche eléctrico? Consulta este artículo en el que desarrollamos en profundidad todos ellos.