¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Escucha el brutal sonido del nuevo BMW M8 CSL 2022 en dos vídeos espía en Nürburgring

    Foto espía prototipo BMW M8 CSL 2022 en NürburgringCarPix

    El nuevo BMW M8 CSL 2022 ya se ha avistado en su forma definitiva de producción. La firma alemana luce los prototipos con todos sus detalles al descubierto en el trazado y los alrededores de Nürburgring. Precisamente, ha sido en estos lugares del circuito donde ha sido grabado en dos vídeos espía, uno del prototipo y otro de la mula, rugiendo el poderoso motor de seis cilindros.

    En 2022, BMW M celebrará su 50º aniversario. La marca deportiva de los de Múnich prepara un año cargado de novedades, con ediciones especiales de algunos modelos y con la presentación de auténticas primicias. Una de ellas es la del BMW M8 CSL, una versión que se encumbrará a lo más alto de la gama del deportivo superando las prestaciones del exclusivo M8 Competition.

    Hace tan solo unas horas que hemos visto dos prototipos del más potente de la gama del Serie 8 Coupé, en los alrededores del circuito de Nürburgring y un par de días antes en pleno asfalto del trazado, ambos ya con una configuración estética de producción. Los técnicos de BMW no esconden prácticamente nada, si bien todavía cuenta con camuflaje en secciones localizadas. Y también deja al oído el rugido de su potente motor, que puedes escuchar en dos vídeos espía.

    A fondo, el sonido que regala el prototipo del BMW M8 CSL 2022 confrima un motor de seis cilindros

    El BMW M8 CSL demuestra su capacidad dinámica en un vídeo espía

    Su sonido es como el de los nuevos BMW M3 y M4, por lo que bajo el capó delantero esconde un nuevo motor de seis cilindros TwinPower Turbo y de 3.0 litros que hereda la sofisticada tecnología del M4 GT3, y al que se sumarán tecnologías de nuevo desarrollo para ofrecer un nuevo estándar de potencia y prestaciones. Un nivel que también estará complementado con una puesta a punto del chasis más bruta y una imagen especial con detalles de competición.

    Y es que la influencia del M8 GT3 es más que notable, especialmente con los nuevos riñones de la parrilla ovoide, con los reflejos en rojo y con un aspecto tridimensional que ofrece una profundidad especialmente notable, por la que surtirá de un importante caudal de aire para refrigeración de la mecánica.

    Los de BMW M ocultan el panel del techo bajo una fina lámina de color gris, una pieza que se espera que sea de fibra de carbono reforzada con plástico CFRP, utilizando el mismo material para otras partes como el imponente spoiler trasero o los espejos retrovisores. Incluso no sería extraño que el panel del capó también lo fuera de este material, al igual que el spoiler delantero y el difusor trasero. El objetivo será reducir el máximo peso posible del conjunto, como en el nuevo M5 CS, a pesar de que ya han reducido una importante cifra al sustituir el bloque V8 de 4.4 litros biturbo.