¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El Nissan Leaf se convierte en el primer coche fúnebre eléctrico europeo

    Dos compañías británicas se han unido para crear el primer coche fúnebre eléctrico, que además está ya disponible, al menos en el mercado británico.

    Este ha sido basado en el Nissan Leaf, que se ve gravemente momificado para poder acoger el féretro.

    El Nissan Leaf fúnebre británico.

    Si precisamente ayer realizábamos un ejercicio especulativo acerca del futuro de esta industria, hoy nos hemos levantado con todo un golpe de realidad, al descubrir el primer vehículo fúnebre eléctrico disponible en Europa en esta nueva era de vehículos eléctricos.

    Evidentemente, la tecnología eléctrica se terminará imponiendo en cada vez más segmentos, por lo que no es de extrañar que cualquier vehículo destinado a servicios acabe contando con esta tecnología, sin embargo, nos ha sorprendido descubrir que ya existe esta opción para este tipo de coches, ya que desde inicios del siglo XX no se habían vuelto a ver. De hecho, los primeros vehículos fúnebres sin caballos fueron eléctricos, en la primera década del siglo, más tarde, como el resto de la oferta eléctrica desapreció en favor de los de motor de combustión.

    Este está basado en el Nissan Leaf y ha sido desarrollado por la compañía Brahams Electric Hearses, en colaboración con la funeraria Leverton & Sons, ambas con sede en el Reino Unido. Y no se trata de un mero one-off o concept, es el primer ejemplar de una flota que pretenden fabricar y comercializar.

    Este dispone de la carrocería en el clásico color negro, pero se ha visto modificado gravemente en el lado del pasajero. Al ser un vehículo británico el volante va situado a la derecha, por lo que las modificaciones las encontramos a la izquierda.

    Debido al tamaño del Leaf, mucho más corto que los modelos familiares tomados como base para estas transformaciones, la zona destinada al ataúd llega prácticamente al salpicadero, por lo que el piloto se sienta casi junto a su lado. De la misma manera, todo el lateral izquierdo se ha visto sustituido por una gran ventanilla panorámica. Esta gran ventanilla dispone de formas curvas, para poder ampliar la anchura del interior y acoger mejor el ataúd, que se asienta sobre una base motorizada, para facilitar la tarea de mover el propio féretro.

    El alcance de este modelo, que no ha recibido modificaciones a nivel mecánico o de bastidor, tan solo las mencionadas, es de unos 135 kilómetros, y según los responsables de la empresa, al ser eléctrico y no emplear combustibles, su costo de uso será más económico que los convencionales. Ya está disponible en una amplia gama de colores, entendemos que todos muy sobrios.