¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Renault avisa de la llegada de coches eléctricos chinos a Europa

    Jean-Dominique Senard, a la izquierda, durante la presentación de los planes de RenaultOlivier Martin-Gambier

    De momento es una amenaza latente, que ha de abordarse con un horizonte de medio y largo plazo. Los intentos de los chinos de implantarse en Europa han sido muy discretos, pero con la masificación de los eléctricos pueden tener una oportunidad de oro.

    El pasado jueves hubo una comparecencia del todavía consejero delegado (CEO) del Grupo Renault, Jean-Dominique Senard, ante la Asamblea Nacional de Francia en la comisión de asuntos económicos. El mandato de Senard expirará pronto, ya que tomará el relevo Luca De Meo el próximo 1 de julio.

    Senard avisó a los miembros de la Asamblea francesa que hay que prepararse para lo que viene. El ejecutivo francés se refirió a la situación que se vive en Noruega, donde los coches eléctricos se venden muy por encima de lo normal, y donde fabricantes chinos asentados y otros recién llegados pueden tener un impacto apreciable.

    Noruega lleva años siendo un mercado en el que los coches eléctricos están fuertemente bonificados a nivel de impuestos, de facilidades para aparcar o usar el carril bus, descuentos en peajes... Es un mercado pequeño, pero con unas ventas de coches eléctricos respetables.

    Aunque Noruega no está dentro de la Unión Europea, sino de la zona de libre comercio (EFTA), solo se venden más coches eléctricos en Alemania, Francia y el Reino Unido, pero son mercados mucho más grandes que el noruego. De enero a marzo hablamos de 16.347 unidades de VE, un 12% por debajo que el primer trimestre de 2019 (el mercado cayó más en general), pero es debido al COVID-19.

    «Vamos a tener que hacer frente a una feroz competencia desde dentro de Europa, y desde fuera», avisó Senard a los miembros de la Asamblea. Añadió que los fabricantes europeos tendrán que ser rápidos para responder a este desafío, y competir con vehículos que sean fiables, pero sobre todo asequibles.

    Los fabricantes chinos son la eterna promesa del mercado europeo desde hace más de 10 años. Se han producido tímidos intentos de comercialización de marcas como Chery, Great Wall, o Qoros, pero han sido volúmenes discretos. El único fabricante chino que vende en cantidades decentes es Geely, los dueños de Volvo, y con la marca sueca, no con la suya.

    Aiways U5

    En Noruega se han vendido 600 unidades del MG ZS tras la llegada de los primeros lotes. MG una marca británica que cayó en decadencia y fue comprada por la china SAIC. Y están llamando a la puerta otras marcas, como BYD, Xpeng Motors o Aiways.

    De esta última marca van a llegar medio millar de unidades a la isla francesa de Córcega, donde se está estimulando que las flotas de alquiler usen más coches eléctricos. El SUV Aiways U5 formará parte de la flota de alquiler de la empresa Filippi Auto, que a su vez controla la delegación local de Hertz en la isla.

    Son ejemplos de pequeños lotes de importación que van camino de Europa. Y podemos citar más

    A finales de abril el fabricante Suda Electric Vehicle Technology mandó en camiones hacia el puerto un lote de los primeros 200 coches eléctricos para el mercado alemán, y el contrato de distribución es de 12.000 unidades para este año. Los Suda EV están basados en el Suzuki SX4 Sedan, fabricados con licencia Suzuki.

    Suda EV

    Hasta la fecha, las aventuras comerciales de coches chinos en Europa son más bien anécdotas, pequeños importadores que han hecho experimentos con pocos cientos o miles de unidades, sin continuidad en el tiempo, y sin terminar de asentarse como productos conocidos por los consumidores europeos.

    Noruega es un anticipo de lo que puede ocurrir a mayor escala

    Pero eso no va a ser así siempre. Si los políticos hacen caso a las advertencias de Senard y compañía, y no se entorpece la competitividad de fabricantes europeos, la amenaza de los fabricantes chinos tardará en cristalizar. El mercado europeo sigue siendo de los más exigentes del mundo y el consumidor sigue siendo reticente a lo desconocido y máxime en bienes de precio tan elevado.

    Si tenemos en cuenta los lanzamientos comerciales previstos, en los próximos años van a llegar 70 modelos eléctricos al mercado europeo. Los chinos ya no tienen la Euro 6 como barrera de entrada (los eléctricos son inmunes), y en seguridad pasiva han aprendido mucho, pero han de demostrar que pueden vender mucho, vender bien, y fidelizar clientela. Si no, lo seguirán teniendo crudo.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto