Motor.es

Chasis independiente o de escalera: qué es y cuáles son sus ventajas

En la actualidad el chasis monocasco o autoportante es el que más se utiliza en la automoción y el que se considera más avanzado, pero eso no significa que el chasis de escalera o doble viga haya quedado obsoleto. Veamos por qué.

Chasis independiente o de escalera: qué es y cuáles son sus ventajas
Un chasis de escalera típico de vehículos todoterreno.

6 min. lectura

Publicado: 13/01/2021 13:35

Actualizado: 13/01/2021 14:00

El chasis de escalera, también llamado independiente, de doble viga o de largueros y travesaños, es el que está formado por dos vigas longitudinales gruesas que quedan unidas entre sí por travesaños más finos dispuestos transversalmente. La unión de todo ello se asemeja a la forma de una escalera, de ahí su nombre.

En este caso, el chasis de escalera tiene como función servir de base para la colocación del habitáculo y la carrocería, que forman una estructura independiente atornillada al mencionado chasis. Pero esta unión no es rígida, pues cuenta con silenblocks que permiten cierta flexibilidad o movimiento entre ambos elementos.

El chasis de escalera cuenta con diferentes placas, soportes o travesaños sobre los que asentar el motor, la suspensión y otros elementos

Calcula ahora el precio de tu seguro de coche

¡Infórmate!

El chasis, además, sirve para alojar elementos mecánicos relevantes como el motor, la transmisión, las suspensiones y la dirección, mientras que otros como la iluminación o el interior se fijan al conjunto formado por el habitáculo y la carrocería, es decir, la mitad superior del conjunto.

El chasis de escalera cuenta con diferentes placas, soportes o travesaños sobre los que asentar los elementos anteriormente reseñados: la transmisión, el motor, etc, así como determinados elementos conocidos como cajas de torsión dispuestos estratégicamente para hacer frente a las fuerzas propias de la utilización del vehículo en terrenos exigentes.

Ventajas de un chasis de escalera

Como hemos dicho anteriormente, existe la tendencia a pensar que el chasis autoportante o monocasco es la técnica más avanzada a la hora de construir un vehículo, pero existen ciertas circunstancias en las que un chasis de escalera puede ser más beneficioso.

Es el caso de los vehículos destinados a circular por terrenos irregulares o que deben llevar cargas muy pesadas, como es el caso de los todoterreno, los furgones o los camiones. Esto se debe a lo siguiente:

  • Resistencia a los impactos

El chasis de escalera tiene como principal ventaja su mayor resistencia a los impactos, pues las dos vigas de acero que forman la estructura principal son muy resistentes y protegen la parte inferior del vehículo de cualquier tipo de golpe. En la práctica, resulta muy complicado dañar o doblar un chasis de este tipo.

Los terrenos irregulares son perfectos para aprovechar el potencial de un chasis de escalera.
  • Barato de construir y reparar

De igual modo, el chasis de escalera es menos sofisticado en su fabricación, por lo que resulta más barato de hacer y también de reparar. La geometría del mismo no suele presentar grandes complicaciones y un hipotético problema a solucionar no requiere tampoco de compleja y precisa maquinaria.

  • Resistencia a la torsión

En un chasis autoportante o monocasco, grandes irregularidades del terreno tienen a provocar la torsión del conjunto, con los consiguientes ruidos e incluso problemas para abrir y cerrar puertas.

El chasis de escalera torsiona en mayor medida, pero mantiene la carrocería ajena a ello.

No ocurre lo mismo en un chasis de escalera, pues al estar este separado de la carrocería y el habitáculo mediante silentblocks, la torsión del chasis no afecta al resto del conjunto. Esto es especialmente importante en vehículos todoterreno, que habitualmente llegan a tener ruedas en el aire o deben vadear zonas muy irregulares.

Inconvenientes de un chasis de escalera

A consecuencia de su rigidez y la presencia de resistentes y gruesas vigas, el peso del chasis de escalera es uno de sus inconvenientes. Además, aunque hemos comentado que es capaz de hacer frente a la torsión de manera más eficaz en relación a los ocupantes y la carrocería, lo cierto es que el chasis de escalera es menos resistente a la mencionada torsión.

Dicho de otro modo, este tipo de chasis tiene más tendencia a «retorcerse» y flexar, lo que en líneas generales afecta a la dinámica del vehículo y a la efectividad de las suspensiones. Esto hace que sea necesario añadir aún más peso al conjunto al incluir soportes de las mismas o de la dirección más rígidos.

Pixel