Motor.es

Radares térmicos: qué son, cómo funcionan y qué multan

Los radares térmicos son unos dispositivos que pueden detectar el número de ocupantes de un vehículo mediante una cámara que capta el calor que irradian las personas.

Radares térmicos: qué son, cómo funcionan y qué multan
Los radares térmicos permiten controlar el número de ocupantes que viajan en cada vehículo. Imagen: Freepik

6 min. lectura

Publicado: 18/03/2023 16:20

Actualizado: 21/03/2023 16:36

Su principal objetivo es controlar el uso de los carriles reservados para el transporte público o los vehículos con alta ocupación, como los carriles Bus-VAO. Estos radares se están empezando a instalar en algunas carreteras europeas y pueden multar a los conductores que incumplan la normativa.

Qué son los radares térmicos

Los radares térmicos son dispositivos que detectan el calor emitido por los ocupantes de un vehículo. Se utilizan para controlar que los conductores respeten las normas de circulación en los carriles reservados para vehículos de alta ocupación (VAO) o autobuses (BUS).

Cómo funcionan los radares térmicos

Los radares térmicos funcionan con radiación infrarroja, que es una forma de energía que emiten todos los cuerpos por encima del cero absoluto (-273 ºC). Esta radiación es invisible para el ojo humano, pero puede ser captada por un sensor térmico llamado microbolómetro.

Calcula ahora el precio de tu seguro de coche

¡Infórmate!

El microbolómetro se calienta al recibir la radiación infrarroja y cambia su resistencia eléctrica. Este cambio se convierte en una señal eléctrica que se procesa para obtener una imagen visible que muestra las diferentes temperaturas de una escena.

Representación de un termograma de cámara térmica. Imagen: Freepik

Esta imagen se llama termograma y se representa con una escala de colores que va desde el azul (más frío) hasta el rojo (más caliente).

El radar térmico que se está probando en Francia y podría llegar a España es un dispositivo que se instala en un poste junto al carril reservado. Además de la térmica, también tiene una cámara convencional que toma una foto del vehículo y su matrícula.

Ambas cámaras están sincronizadas y envían las imágenes al centro de control, donde un agente verifica si el vehículo cumple con los requisitos para circular por el carril reservado. Si no es así, el agente emite la multa correspondiente.

Ventajas e inconvenientes de los radares térmicos

Algunas de las ventajas de los radares térmicos son que tienen la capacidad potencial de ayudar a la policía a ser más efectiva en situaciones de emergencia o de baja visibilidad.

Sin embargo, en la actualidad su uso está más enfocado a reducir el tráfico y la contaminación al fomentando el uso compartido del coche, así como a detectar infracciones que otros tipos de radares no pueden determinar.

Algunos de los inconvenientes de los radares térmicos son que pueden tener errores al identificar el número de ocupantes del vehículo, que pueden vulnerar la privacidad de los conductores al captar su imagen térmica y que pueden generar rechazo social por ser percibidos como una medida recaudatoria.

¿Cuál es la normativa sobre carriles VAO y qué multa te ponen si la incumples?

Los carriles VAO son vías reservadas para los vehículos de alta ocupación (VAO), es decir, aquellos que transportan al menos a dos personas, incluyendo al conductor.

Estos carriles tienen como objetivo favorecer el uso compartido del coche y reducir el tráfico y la contaminación. Los carriles VAO se señalizan con un panel que indica el sentido, el horario y el mínimo de ocupantes requerido para circular por ellos.

Algunos vehículos pueden usar el carril VAO aunque sólo lleven al conductor, como las motocicletas, los autobuses o los vehículos con cero emisiones.

El uso inicial de los radares térmicos será controlar el correcto uso de los carriles BUS-VAO.

La multa por circular indebidamente por el carril VAO puede ser de 200 euros y la retirada de 4 puntos del carnet de conducir. ¿Quiéres saber más sobre los carriles BUS-VAO? Aquí te lo contamos todo sobre ellos.

Los radares térmicos pueden ayudar a mejorar la movilidad urbana y reducir las emisiones contaminantes al fomentar el uso compartido del coche. Sin embargo, también plantean algunos retos técnicos y éticos que deben ser resueltos para garantizar su fiabilidad y respeto a la privacidad.

Por ello, es importante que los conductores conozcan su funcionamiento y su normativa para evitar posibles multas y reclamar sus derechos en caso de error.

Pixel