¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarLa Indy 500 anuncia una lista de 35 inscritos, con baja de última hora

    La categoría confirma oficialmente a los competidores para la edición de este año, entre los que figuran nueve ganadores distintos de la prueba.

    La falta de patrocinio torpedea el tercer coche de Dale Coyne Racing para Cody Ware.

    Top Gun Racing, presente con R. C. Enerson tras debutar en pista esta semana.

    Después de que la edición de 2020, disputada un 23 de agosto a causa de la pandemia del COVID-19, contase solo con los 33 inscritos necesarios para el evento por los mismos motivos, las 500 millas de Indianápolis volverán a tener un último día de clasificación en el que dos pilotos se queden fuera de la carrera. Así lo ha confirmado IndyCar este miércoles de forma oficial con la publicación de una lista de 35 inscritos para el evento de este año, cuyos entrenamientos libres arrancarán el próximo 18 de mayo.

    Un total de once coches se sumarán a los 24 que disputan la temporada completa de IndyCar, manteniendo un año más sin demasiado problema la tradición establecida en 1933 de que la carrera cuente con 33 coches clasificados. Lo que no estaba tan seguro hace algunos meses era que el día final de clasificación (conocido como Bump Day hasta que se fusionó con la pelea por la pole, sirviendo hoy día solo como referencia para el proceso eliminatorio) sirviese para descartar pilotos y no para completar la parrilla. Esto ocurrió por primera vez en 2003 y 2004, y entre 2012 y 2017 se dio en cuatro ocasiones más, siendo la del año pasado la séptima.

    Por desgracia, una baja de última hora ha impedido que 36 pilotos (el mismo número de 2019) participen este año. Sorprendentemente, esa baja no ha llegado por parte de Top Gun Racing, el misterioso equipo que ha visto confirmada su presencia dos días de efectuar su primer test real con R. C. Enerson en Gateway, sino por parte de Dale Coyne Racing, equipo que no alineará coches extra en Indianápolis por primera vez desde 2012, y que pretendía hacerlo a través de su asociación con Rick Ware Racing.

    Esa máquina estuvo pilotada el año pasado por James Davison, piloto australiano que este año ha decidido concentrar sus esfuerzos con Ware en la NASCAR. Implicados ahora también en el segundo coche de Coyne (pilotado por Romain Grosjean en circuito y por Pietro Fittipaldi en óvalos), Ware había buscado inscribir en la prueba a su hijo Cody Ware, con 66 carreras de NASCAR y varios eventos de prototipos a sus espaldas. No obstante, la falta de un patrocinio sólido ha terminado por hundir esta posibilidad, algo que Rick Ware ya había dejado caer hace algunos días.

    Cody estuvo presente en el test de dos días a mediados de abril, y su mejor vuelta de 218.431 millas por hora fue la más lenta con diferencia, a casi dos mph del 220.196 de un Dalton Kellett cuyo redimiento hasta la fecha ha sido bastante deplorable (no ha pasado del puesto 18 en doce carreras), y estando la amplia mayoría de pilotos por delante de 222 mph. Incluso si hubiese competido, Ware era un claro candidato a caer en el Bump Day, al contar además con un coche no muy competitivo, convertido de una especificación de circuito. A su vez, varias voces en el paddock se habían mostrado contrarias a su participación debido a su inexperiencia en monoplazas y a su reputación en NASCAR por ser un piloto causante de accidentes o incidentes evitables.

    Respecto al resto de la parrilla Rahal Letterman Lanigan Racing defenderá su victoria de 2020 con un tercer coche para Santino Ferrucci, cuarto el año pasado. Andretti Autosport tuvo al mejor de los "no habituales" en séptima posición, y este año alineará dos de esos coches para Marco Andretti, poleman de 2020, y Stefan Wilson. El dos veces ganador Juan Pablo Montoya retorna a la Indy 500 cuatro años después con un tercer coche de Arrow McLaren SP, equipo que ganó la última carrera de IndyCar en el óvalo de Texas, y otro múltiple ganador de esta carrera, Hélio Castroneves, cambia de aires para pilotar el segundo coche de Meyer Shank Racing, equipo con el que correrá cinco carreras más a final de temporada.

    Aunque el poderoso Team Penske no pone un coche extra, aportará asistencia técnica al nuevo equipo Paretta Autosport y a su piloto, Simona de Silvestro, que devolverá la presencia femenina a la parrilla dos años después de la última participación de Pippa Mann, y seis después de la suya propia. A. J. Foyt Racing también pondrá dos coches adicionales para Charlie Kimball y J. R. Hildebrand, y Ed Carpenter Racing retiene la costumbre de alinear al piloto de circuitos de su segundo coche, Conor Daly, en una tercera máquina. Completan la lista dos equipos que solo participan en esta prueba: Dreyer & Reinbold, con Sage Karam, y el mencionado equipo Top Gun con R. C. Enerson.

    En total, 13 pilotos americanos y 22 foráneos componen la lista. Con la presencia de Castroneves, Montoya, Takuma Sato, Simon Pagenaud, Will Power, Alexander Rossi, Tony Kanaan, Ryan Hunter-Reay y Scott Dixon, hasta nueve ganadores anteriores están presentes, un número que no se daba desde el récord absoluto de 10 en la idolatrada parrilla de 1992 (Mario Andretti, Emerson Fittipaldi, A. J. Foyt, Al Unser, Rick Mears, Bobby Rahal, Danny Sullivan, Tom Sneva, Gordon Johncock y Arie Luyendyk). Grandes números para un gran evento al que podrán asistir hasta 135.000 personas en las gradas, casi la mitad de los 280.000 que pueblan cada año el recinto. Al fin y al cabo, 35 pilotos no son los 43 que solía haber hace años, pero menos da un ladrillo.

    Fotos: IndyCar Media