¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

La Mercedes-Benz EQV cambiará las reglas... a medio plazo

La furgoneta eléctrica de pasajeros de Mercedes-Benz ya está aquí, la EQV o Clase V eléctrica. Es la primera oferta de gama Premium en el segmento de furgonetas de tamaño medio y estará a la venta el año que viene.

Con un retraso de prácticamente 10 años, respecto a los primeros coches eléctricos "potables", van a llegar las furgonetas eléctricas de tamaño medio al mercado en sus versiones de pasajeros. La última que hemos conocido es la Mercedes EQV, la versión eléctrica de la Clase V, en su categoría -Premium- será la primera.

El diseño no sorprende prácticamente nada, lo habíamos visto anteriormente en forma de prototipo en Ginebra y casi listo para fabricarse. Tampoco son muy sorprendentes sus especificaciones: 400 km de autonomía con un paquete de baterías muy grande, 100 kWh, con la posibilidad de recargar las baterías muy rápido (80% en 45 minutos) en puntos de carga de alta capacidad.

Faltan dos datos importantes. El primero tiene que ver con su peso, seguramente será muy pesada, pero es más una cuestión ingenieril que práctica si no tenemos en cuenta los neumáticos que llevará (alto índice de carga). El segundo, muy relevante, es el del precio. No será en modo alguno barata.

Es cierto que se ahorrará el impuesto de matriculación por completo, ya que no produce emisiones locales, pero justificar su coste va a ser complicado salvo en sectores muy concretos. A pocas familias numerosas las veo adquiriendo este modelo incluso haciendo muy bien las cuentas, al menos de clase media "normal".

En una fase inicial el cliente más probable de la EQV será profesional, como hoteles de lujo para realizar traslados de clientes (transfer), empresas de VTC que quieran dar un valor diferencial y de corte similar, taxistas de momento no. En centros urbanos donde las furgonetas diésel queden proscritas también contarán con alguna ventaja.

De momento no hay precisamente muchos ayuntamientos que se pongan tan estrictos porque modelos como la EQV no son fáciles de adquirir ni son una alternativa de uso frecuente. La aplastante mayoría de las furgonetas de su categoría son diésel, y van a seguir siéndolo. Cuando haya más libertad de elección ese veto empezará a tener un mínimo de sentido.

Marcus Breitschwerdt, responsable de Mercedes-Benz Vans, cree que en 2025 las ventas de la Clase V serán eléctricas entre un 15 y un 25% del mix, por lo que el motor diésel seguirá siendo fundamental. El fabricante ha demostrado que, si se lo propone, puede hacer motores diésel limpios (al menos, en teoría).

Cuando sea más asequible, cabe otra posibilidad, híbridos diésel enchufables, concepto estrenado por la Clase E (E 300 de) y poco después en la C (C 300 de). La combinación de motor diésel y motor eléctrico resulta ganadora en algunos escenarios y es una solución que le mola a Bruselas, homologa muy poquito CO2.

Pero lo cierto es que para la mayoría de los clientes le seguirá saliendo a cuenta la versión diésel, especialmente los que más kilómetros hagan del tirón, ya que en esas situaciones o se dispone de una red de recarga muy capilarizada y potente, o el motor convencional no tiene competencia.

Mercedes V 300 d 4MATIC, recientemente probada por Motor.es

Esa es la foto actualmente, pero puede cambiar a partir de 2025. Veamos: baterías a un precio más competitivo, bien paquetes más pequeños a un menor precio, o un poco más de capacidad por lo mismo que se pagará a principios de 2020. Otro factor será la alta disponibilidad de cargadores de alta potencia en las rutas principales, facilitando los trayectos de larga distancia.

Ahora mismo la EQV tiene muy pocos competidores, se cuentan con los dedos de una mano. El grueso del segmento MCV (furgonetas de tamaño medio) es diésel, y las alternativas de gas son también minoritarias. Acabarán electrificándose, obviamente, pero Mercedes-Benz puede asumir el riesgo ahora. Lleva años probando esta tecnología con prototipos de la Vito.

En determinado momento habrá pocas alternativas a los motores eléctricos en este segmento, si acaso hidrógeno, pero el desarrollo de motores convencionales se interrumpirá en algún momento, y cuando su vida comercial se agote, ya el diésel será un recuerdo o el signo distintivo de las furgonetas más antiguas.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto