¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Sistema de Retención Infantil: qué es, tipos de SRI y multa

    David Plaza
    David Plaza
    10 min. lectura
    Nunca debemos llevar un bebé en brazos, estaremos jugando con su vida.

    Un Sistema de Retención Infantil o SRI es un sistema de seguridad pasiva específicamente pensado para proteger de lesiones provocadas por un accidente a bebés y niños que viajan en un vehículo. Dichos sistemas deben cumplir una normativa concreta para ser legalmente válidos.

    Cuando se produce un accidente, todos los ocupantes de un vehículo están en peligro, pero los menores de edad pueden ser aún más vulnerables si no están correctamente protegidos. Esto se consigue con los Sistemas de Retención Infantil (SRI), que han sido específicamente diseñados para equiparar su seguridad a la de los adultos.

    Y es que los asientos, cinturones de seguridad, airbags, etc, están pensados para adultos, pero no para bebés y niños con mucha menor estatura y peso. Por eso, es necesario utilizar sillitas de bebés o alzadores que hagan efectivos estos sistemas de seguridad pasiva o, al menos, no provoquen lesiones a estos pequeños ocupantes.

    Circular con un menor de edad de altura igual o inferior a 135 cm sin utilizar un sistema de sujeción homologado conlleva una multa de 200 euros y la pérdida de 3 puntos

    Teniendo en cuenta esto, podemos definir un Sistema de Retención Infantil como aquel que ha sido concebido para velar por la seguridad de un bebé o niño en caso de que el vehículo en el que viaja sufra un accidente.

    Según la Dirección General de Tráfico (DGT), cada año fallecen al menos 1000 niños y otros 80000 resultan heridos. Pero lo peor de todo es que el 75% de las muertes infantiles y el 90% de los daños graves se podrían haber evitado si estos hubieran viajado correctamente en el coche. Es decir, en asientos especiales y con las medidas adecuadas.

    Tipos de SRI

    Los Sistemas de Retención Infantil se clasifican en función de la edad y el peso del niño que va a utilizarlo. Así, podemos decir que existen estos tipos de SRI:

    Grupo 0

    Este tipo de SRI está destinado a los bebés de 0 a 10 kg. y existen dos tipos principales:

    • Cucos: para recién nacidos, son rígidos y disponen de red antiproyección o cinturón de tres puntos de anclaje. Si es de tipo capazo, debe colocarse en el asiento trasero y en posición transversal.
    • Silla-cesta de seguridad: este tipo debe colocarse en el asiento trasero y con el bebé mirando en sentido contrario a la marcha del vehículo. Estos se acoplan al cinturón de seguridad del mismo y no son muy aconsejables para trayectos largos, ya que no ofrecen una postura muy cómoda para un bebé de menos de 3 meses.

    Grupo 0+

    Es una silla que, al igual que la del Grupo 0, debe colocarse en el sentido contrario a la marcha, pues de ese modo protege mejor la cabeza, el cuello y la columna. Se utiliza con niños/as de 0 a 13 kg. y disponen de arnés de seguridad de cinco puntos. Si la cabeza del niño/a empieza a sobresalir por encima del respaldo, debe pasar al siguiente grupo aunque su peso sea menor.

    Grupo I

    Los SRI de Grupo I están pensados para niños/as de 9 a 18 kg., repartiendo de manera uniforme el impacto en caso de colisión del vehículo. En este, el niño/a queda sujeto con un arnés de cinco puntos que siempre debe quedar bien ajustado. De lo contrario, el niño/a puede ‘escaparse’ por uno de los lados en caso de vuelco o choque violento.

    Estos son los tipos de SRI homologados.

    Grupo II

    Estas sillas cuentan con un respaldo más vertical y son aptas para niños/as de 15 a 25 kg. Pueden ser utilizadas en el asiento del copiloto o en los traseros.

    Grupo III

    Hablamos ahora de los denominados alzadores, destinados a niños/as de 22 a 36 kg. Son el último paso antes de pasar a utilizar el asiento convencional y, de hecho, no cuentan con respaldo propio, sino que elevan al niño para que pueda utilizar el cinturón de seguridad del coche.

    Puede utilizarse en el asiento del copiloto o en los traseros y es vital la buena colocación del cinturón, con la banda diagonal sobre el hombro y sin tocar el cuello, y la ventral lo más abajo posible sobre caderas y muslos, pero nunca sobre el estómago.

    Qué hay que tener en cuenta al colocar un SRI

    La normativa vigente determina que todo ocupante de un vehículo que sea menor de 12 años y supere los 135 cm. de altura puede utilizar directamente el asiento y el cinturón de seguridad del vehículo, aunque la recomendación es que el uso del SRI se mantenga hasta los 150 cm. de altura.

    Otro aspecto a tener en cuenta es que, si el vehículo tiene airbag, nunca debemos colocar un SRI frente al mismo salvo que esté desconectado. De lo contrario, las lesiones provocadas por el mismo pueden ser más graves o incluso mortales.

    Cuidado con los airbgas, siempre desconectados. Y si es posible, en contra del sentido de la marcha.

    Preferentemente, colocaremos siempre los SRI en sentido contrario al sentido de la marcha para que el respaldo de la misma proteja mejor al niño/a en caso de impacto frontal, el más habitual y que tiende a ser más grave. Esto es aplicable en niños de hasta 2 años, aunque hay quien lo aconseja hasta los 4 años.

    Siempre que podamos elegir, colocaremos los SRI en los asientos traseros, pues las estadísticas indican que el delantero del copiloto es el más afectado en las colisiones.

    Cómo colocar un SRI en el coche

    Para muchas personas, colocar la sillita del bebé es algo complicado y lioso. Pero, sea así o no, es vital que lo hagamos bien para no comprometer la seguridad del niño/a:

    1. Elige siempre un SRI homologado y compatible con tu vehículo.
    2. Lee el manual de instrucciones con atención y sigue todos los pasos al pie de la letra y en orden.
    3. Comprueba que el SRI está firmemente sujeto.
    4. Los cinturones, siempre los más rectos posible y sin pliegues.
    5. Asegúrate de que la longitud del cinturón es suficiente para abrocharlo de forma segura.
    6. En los SRI en los que el niño/a utiliza el cinturón de seguridad del coche, asegúrate de que este se extiende y recoge con libertad cuando este se inclina hacia delante y hacia atrás.
    7. El cinturón de seguridad debe quedar siempre bien tensado y colocado, de lo contrario no sujetará el SRI o al niño/a.

    Y recuerda, por muy cerca que creas que vayas o mucha atención que el conductor vaya a prestar a la carretera, nunca lleves un bebé o niño/a en brazos. En cuanto el vehículo supere los 5 km/h, un adulto será incapaz de retenerlo en caso de impacto.

    Las sillas de bebé deben cambiarse a medida que el niño/a crece.

    Multa por no viajar con SRI

    Circular con un menor de edad de altura igual o inferior a 135 cm sin utilizar un sistema de sujeción homologado conlleva una multa de 200 euros y la pérdida de 3 puntos del carnet de conducir.

    Además, dicha multa recaerá siempre en el conductor, no los padres, tutores o responsables del menor.

    Últimas noticias

    ¿Quieres saber más? No te pierdas estos artículos relacionados con el término Seguridad, Niños, DGT