Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Fórmula 1Rosberg se une al club de los "casi campeones"

En ocasiones, la vida te plantea un 'ahora o nunca'. A lo largo de la historia de la Fórmula 1, varios pilotos tuvieron la oportunidad de ser campeones, una única ocasión que no aprovecharon, y tras la que nunca más optaron a ganar un campeonato. El último en unirse a la lista puede ser Nico Rosberg.

Foto: Ferrari

Nico Rosberg sentado en una silla, mirada perdida, mientras Lewis Hamilton saborea su tercer campeonato antes de salir al podio del Gran Premio de Estados Unidos. El británico le tira a su compañero una gorra de Pirelli, le hace despertar, y el alemán, visiblemente enfadado, se la devuelve bruscamente. Fue el único momento en el que Rosberg parecía presente de cuerpo y mente en el Circuito de las Américas. El resto del tiempo, desde que su compañero se coronó hasta su última aparición en público (la rueda de prensa), pareció ausente, como si su pensamiento estuviera en otro lugar.

Quizás estaba en 2014, y en una gran oportunidad perdida. El pasado año consiguió más de la mitad de las poles, lideró el campeonato en varios tramos de la temporada (salió encabezando el mundial en 12 de los 19 grandes premios) y desaprovechó una ventaja de 29 puntos ante el otro piloto de Mercedes. No fue campeón, y este curso no ha tenido opción en ningún momento: 10-3 en victorias frente a Hamilton (empatado con Vettel), 11-4 en poles y no ha liderado la tabla en todo 2015 (incluso Vettel le ha arrebatado la segunda posición). Tal vez Rosberg se dio cuenta, en Austin, tras perder un triunfo que tuvo en su mano, de que nunca será campeón. De que fue 2014 o nunca. Y tocó nunca.

Otros ejemplos del 'nunca'

Rosberg entra en un selecto club de pilotos que una vez estuvieron cerca de ser campeones y no lo lograron jamás. A favor del germano hay que decir que aún le queda carrera por delante para lograrlo, y está en el mejor equipo actual que, salvo sorpresa, volverá a ser favorito el próximo año. Pero, y al menos esa imagen dio en Estados Unidos, no podrá hacerlo mientras comparta equipo con Hamilton.

Michael Schumacher era la mayor baza de Ferrari en 1999 para recuperar, 20 años después, el campeonato del mundo de pilotos. Llegó como segundo clasificado al Gran Premio de Gran Bretaña, octava prueba de la temporada, pero tras un fuerte accidente sufrió una lesión que le mantuvo fuera de las pistas durante seis grandes premios. Eddie Irvine, segundo piloto, pasó a ser el primer aspirante ferrarista a disputarle el título a Mika Hakkinen, que ya había sido campeón el año anterior. El británico era líder del mundial a falta de una prueba, con cuatro puntos de ventaja sobre el de McLaren, en una Fórmula 1 que repartía 10 puntos al ganador, 6 al segundo y 4 al tercero. El finlandés venció en la carrera definitiva, y si Schumacher (2º) hubiera dejado pasar a Irvine (que llegó muy lejos, 3º), el de Ferrari y Mika habrían empatado a puntos, pero el título sería para Hakkinen por mayor número de victorias. Dos puntos separaron a Irvine de la gloria, que nunca más volvió a acariciar: a partir de ese subcampeonato dejó Ferrari y fue 13º, 12º y 9º antes de retirarse.

Foto: Ferrari

Felipe Massa también pudo ganar con Ferrari en 2008. Estuvo más cerca incluso que Irvine. A una curva de terminar el campeonato, Felipe era campeón. Cuando cruzó la meta, su padre y sus mecánicos lo celebraron durante unos segundos, y el cielo lluvioso de Brasil volvía a ver un compatriota llevándose el título. Sin embargo, algo se escapó a las cámaras, y fue el adelantamiento de Hamilton a Timo Glock (que sobrevivía en el aguacero con neumáticos de seco) por el quinto puesto, que convertía a Lewis en campeón del mundo. La escudería italiana no hizo un buen coche en 2009 y cuando tuvo un monoplaza para al menos luchar por ganar, Fernando Alonso se impuso al brasileño en todo momento, hasta que se marchó a Williams.

En 2010, Alonso lideraba a falta de una carrera, Mark Webber era segundo a 8 puntos y Vettel tercero a 15 (ya con el sistema de puntuación actual). Sin embargo, llegó Abu Dhabi, y Vettel se impuso a su compañero y a Fernando, llevándose su primer título. Webber, que ya había acusado la presión siendo quinto en clasificación, nunca más volvió a tener opciones, y vivió a la sombra de Sebastian mientras el alemán se convertía en tetracampeón. Se retiró en 2013. Fue un ejemplo similar al del argentino Carlos Reutemann, que en 1981 no fue campeón por un solo punto (detrás de Nelson Piquet) y en 1982, tras dos carreras, se retiró. Había llegado al último gran premio como líder, pero Piquet le superó en el definitivo.

Foto: Williams. Carlos Reutemann

En 1982, Didier Pironi fue subcampeón. El francés tenía un quinto puesto como mejor clasificación final, pero esa temporada llegó a la última carrera a solo tres puntos de quien finalmente se coronó, Keke Rosberg. Un año después, René Arnoux llegó con ligeras opciones a la última carrera, pero no pudo completar la proeza y finalizó tercero tras Piquet y Prost. Duró un año más en Ferrari y posteriormente estuvo en Ligier, nunca con posibilidad de 'campeonar'. Muy cerca estuvo del título Clay Regazzoni en 1974 con el Ferrari, a solo tres puntos de Emerson Fittipaldi. Llegaron empatados a la prueba que cerraba el campeonato, pero Fittipaldi ganó en Estados Unidos y Regazzoni fue segundo. Y, a partir de ahí, no rondó el trofeo más veces.

Solo cinco puntos separaron a Jacky Ickx (también con Ferrari) del campeón de 1970, Jochen Rindt, aunque el austriaco fue campeón a falta de dos carreras, a título póstumo. Rindt había fallecido en el Gran Premio de Italia, tres carreras antes del final. Ickx intentó superarle y, aunque no lo consiguió, fue lo más cerca que estuvo. Disputó varias temporadas más en Fórmula 1, pero no alcanzaría las mieles del éxito hasta que pasó al Campeonato Mundial de Resistencia (lo ganó en 1982 y 1983, año en el que también se llevó el Rally Dakar) y las 24 Horas de Le Mans, donde logró seis victorias, récord que mantuvo hasta 2005. 1970 para Ickx fue como en 1974 para Regazzoni, 1981 para Reutemann, 1982 para Pironi, 1999 para Irvine, 2008 para Massa, 2010 para Webber y 2014 para Rosberg, su 'ahora o nunca'. Y, al igual que en los demás casos, salió nunca.

Fotos: Ferrari

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto