¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Faraday Future: rumores de bancarrota sacuden la compañía

    Sergio J. Cabrera
    Sergio J. Cabrera5 min. lectura

    El desastre parece seguir siendo la tónica general del proyecto Faraday Future. Tras varias semanas de incertidumbre por la filtración de una documentación que revelan posibles planes de bancarrota, esta mañana se confirmaba que su último fichaje estrella, el nuevo responsable financiero, abandonaba la compañía.

    Faraday Future FF91 concept.

    Actualización: (13/11/2017) Otros dos nombres se suman a las lista de ejecutivos de alto rango que abandonan el proyecto FF, Ulrich Kranz y Bill Strickland. El primero procedía de BMW y era el máximo responsable de tecnología, mientras que Strickland procedía de Ford, donde lideró el programa del Ford Fusion.

    Apenas 8 meses ha durado el nuevo máximo responsable financiero de Faraday Future en el puesto. El que a inicios de año se convertía en el fichaje estrella de FF, Stefan Krause, confirmaba esta misma mañana que dejó su cargo el pasado 14 de octubre.

    Krause es un ejecutivo de alto rango que llegaba a FF con un historial más que destacable, antiguo ejecutivo del Deutsche Bank y ex-CFO global de BMW, su llegada a la compañía estadounidense significaba en su momento todo un empujón y una declaración de intenciones para el inestable proyecto FF. Su principal cometido era estabilizar las finanzas de la compañía y lograr encontrar las inversiones necesarias para continuar adelante con el desarrollo de los planes de la marca.

    Sin embargo, durante estos meses, aunque hemos visto algunos retazos de lucidez en los movimientos de la compañía, como anular el proyecto de la inviable megafactoría de Nevada, así como su relación con ese Estado (llegando a devolver las cantidades obtenidas de los créditos fiscales otorgados), a nivel interno parece que el proyecto en si continúa siendo todo un descalabro.

    Stefan Krause.

    La compañía precisa de unos 1.000 millones de dólares para continuar el proyecto y no es que no encuentren inversores, el problema es que se niegan a invertir en el proyecto mientras Jia Yueting siga siendo uno de los protagonistas principales.

    Al parecer la compañía ha tratado de disuadir a Yueting para que diera un paso atrás y poder así seguir adelante, pero este se ha negado. Paralelamente, en su propio país Yueting sigue sin tenerlo fácil, pues las autoridades chinas le han confiscado 182 millones de dólares en activos, por lo que no puede respaldar económicamente el proyecto.

    Como es habitual en la historia de FF, toda la información procede de ex empleados de la compañía, ya que tampoco en 2017 han logrado frenar la sangría de empleados descontentos y la marcha de Stefan Krause se une al último éxodo de empleados, entre los que encontramos dos altos ejecutivos de la compañía, uno de ellos el responsable de diseño de interior.

    La plataforma del FF91.

    Rumores de bancarrota

    Sin embargo, la compañía está viviendo ahora el que parece el capítulo más vergonzoso de su corta historia, pues hace cerca de un mes aparecieron unos documentos (muy elaborados) en China que revelaban un plan estratégico para recomponer las finanzas del grupo empresarial de Yueting, en el que se incluía la bancarrota planificada de FF y la entrada de un nuevo inversor, una vez esta se hubiera llevado a cabo.

    Por el momento, la compañía niega que esta documentación sea verídica, de hecho, esos planes tenían como marco temporal el segundo semestre de este año, y como podemos es evidente, no se han llevado a cabo. Aunque aún queda por dilucidar si son reales o no, aunque no fueran ejecutados.

    Por el momento, y según las últimas declaraciones oficiales de la compañía, FF continúa adelante con el proyecto, ya con los planes de su nueva factoría en California, mucho más pequeña que la originalmente planeada y anunciada, y por el momento, la gama que oficialmente estaban desarrollando ha pasado de 6 modelos a solo 1, el conocido FF91.

    Fuente: Jalopnik