¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Válvula EGR: qué es, tipos y averías

    Un modelo de válvula EGR electrónica.

    La promoción de medidas anticontaminantes en Europa durante la década de los años 90 propició la aparición del elemento de recirculación de los gases de escape (Exhaust Gas Recirculation en inglés), o lo que es lo mismo: la válvula EGR.

    Cualquier vehículo a motor emite gases derivados de la combustión del mismo. Generalmente estos son contaminantes al incluir hidrocarburos (HC), óxidos de carbono (CO) y óxidos de nitrógeno (NOX). Los dos primeros son tratados por el catalizador, pero es la válvula EGR la que registra y controla los niveles de los terceros.

    La válvula EGR se encuentra en la práctica totalidad de los vehículos diésel y cada vez es más común encontrarla también en los gasolina. Suele colocarse entre el colector de admisión y el del escape, haciendo las veces de comunicador y permitiendo que parte de los gases vuelvan a la cámara de combustión para quemarse de nuevo. De ese modo, se produce un descenso de la temperatura de combustión, lo que permite disminuir los niveles de NOX que escapan al exterior.

    La válvula EGR varía su apertura en función de lo que indique la unidad de control del motor tras analizar diversos parámetros: temperatura, demanda de aceleración y régimen de giro del motor. Cuando dicho propulsor está aún frío o el conductor requiere mucha potencia, la válvula no entra en funcionamiento, ya que el mismo implica una ligera pérdida de fuerza.

    Beneficios

    En función del tipo de motor, la válvula EGR puede ser más o menos efectiva a la hora de disminuir las emisiones.

    Diésel: una disminución del 10% en partículas, del 50% en NOX y también una reducción en HC y en el ruido del motor. La tasa máxima de reciclaje se fija en el 65%.

    Gasolina: reducción indeterminada del CO2, así como del 40% en NOX y del 3% en el consumo. La tasa máxima de reciclaje se fija en el 25%.

    Gasolina de inyección directa: reducción indeterminada del CO2, así como de entre un 50 y un 60% en NOX y del 2% en el consumo. La tasa máxima de reciclaje varía entre el 30 y el 50%.

    Tipos

    Neumáticas: fueron las primeras en utilizarse y disponen de un muelle que empuja una membrana encargada de abrir o cerrar la válvula cuando la varilla situada en su extremo recibe presión suficiente a través de una electroválvula controlada por la unidad electrónica del motor. Dicho efecto es generado por una bomba de vacío en los motores diésel y por el colector de admisión en el caso de los gasolina.

    Algunos modelos incorporan un captador de temperatura para mejorar su control y otros cuentan con una válvula electrónica y la EGR acoplada como una sola pieza, en cuyo caso se denomina convertidor EGR.

    Electrónicas: ante la necesidad de obtener un mejor control de los gases, surgieron este tipo de válvulas más sofisticadas. Sustituyen la bomba de vacío por un sistema parecido al de las bombas electrónicas presentes en los motores diésel de inyección directa, lo que permite que trabajen de forma autónoma.

    Esta bomba dispone de sensores y potenciómetros para verificar que se cumplen los parámetros indicados por la unidad de control del motor, que envía la corriente a una bobina para abrir o cerrar el paso de los gases.

    Averías

    Especialmente en los motores diésel, la exposición a elevadas temperaturas, fallos en elementos electrónicos o la acumulación de carbonilla y aceite pueden provocar averías costosas en la válvula EGR.

    La principal causa suele ser la suciedad proveniente de los gases de escape, debido a que los trayectos en ciudad obligan a la válvula a funcionar durante mucho tiempo, impidiendo que se alcance una presión adecuada para mantener limpia la válvula y los conductos de escape y admisión.

    Además, una insuficiente sustitución de los filtros de aire y combustible o inyectores sucios dificultan la recirculación de los gases, entorpeciendo su normal funcionamiento. Al igual que los restos de aceite, por un exceso de presencia del mismo en los gases de recirculación, lo que puede venir provocado por un tubo del turbo obstruido, un fallo en el sistema de purga del cigüeñal o desgaste de los cojinetes.

    Síntomas

    Varios pueden ser los indicadores que anticipen una avería en la válvula EGR. Entre ellos encontramos un arranque errático, agarrotamientos mecánicos, falta de potencia, exceso de humos, tirones, mayor consumo, ahogo del motor, etc.

    Si la válvula EGR se queda abierta, provoca una deficiente combustión, por lo que se debe comprobar que el émbolo permanece abierto cuando arrancamos el motor con el freno de mano puesto.

    Por el contrario, si queda permanentemente cerrada, los niveles de óxido de nitrógeno y los humos aumentan. En este caso, haremos la misma operación, pero acelerando y calentando el motor para ver si la válvula se abre o no.

    En el caso de las válvulas electrónicas, un testigo situado en el cuadro de mandos nos avisará de su funcionamiento deficiente. No así en el de las neumáticas. Independientemente de ello, cuando la válvula está en funcionamiento genera un ruido característico que sirve de pista.

    Un modo de prevenir problemas con la válvula EGR es realizar de manera ocasional la siguiente operación: aumentar las revoluciones del motor en marchas cortas y con el motor caliente, permitiendo así una respiración óptima, así como la expulsión adecuada de la suciedad depositada en la misma.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto