¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    GP Azerbaiyán - CarreraHamilton se encuentra con la victoria en la caótica carrera de Bakú

    El británico le da a Mercedes la primera victoria del año, en una carrera indescriptible

    Verstappen provocó un accidente con Red Bull que derivó en un caótico final.

    Fernando Alonso se vio afectado por un golpe en la vuelta 1, pero los incidentes le permitieron puntuar de nuevo, tras acabar 7º. Carlos Sainz, 5º.

    Describir la carrera de Azerbaiyán en una sola frase es muy complicado. Lewis Hamilton sale de Bakú no sólo con su primera victoria del año, sino con el liderato del campeonato tras una prueba absolutamente caótica, de principio a fin, en la que Sebastian Vettel pasó de ser claro favorito a la victoria, a quedarse fuera del podio.

    Un podio que completaron Kimi Räikkönen y un memorable Sergio Pérez. No obstante, el piloto del día fue Charles Leclerc, que con su Sauber sumó sus primeros puntos en Fórmula 1. El monegasco acabó justo detrás de Carlos Sainz, que estuvo más cerca de pisar el podio que nunca.

    Fernando Alonso encadena cuatro carreras consecutivas en los puntos, pese a los problemas del arranque. Se vio afectado por un choque múltiple en la tumultuosa primera vuelta y con el coche afectado, llegó al 'top 10' por muy poco. Casi tiene que dar gracias por acabar la prueba, y más en una gran 7ª posición.

    Lío en la vuelta 1

    El previsible coche de seguridad tardó muy poco en salir a pista: en la primera vuelta ya mandaron a Bernd Maylander. Primero, Esteban Ocon se pasó de optimista cuando le pegó un cerrojazo a Kimi Räikkönen, provocando su propio abandono. El francés ya fue protagonista aquí el año pasado, cuando se tocó con su compañero.

    También se vio afectado por el caótico arraque Fernando Alonso. Nico Hülkenberg provocó un choque en cadena, primero sobre Sergey Sirotkin, que antes ya había dado un toque por detrás a un Force India, que a su vez golpeó el lateral del McLaren del español. "¡Vaya idiota! Me ha cerrado la puerta cuando iba a su lado", se quejó el asturiano, que llegó a boxes a dos ruedas y el fondo plano destrozado.

    La vuelta a pista nada más acabar el periodo de coche de seguridad tuvo a dos protagonistas, viejos compañeros. Max Verstappen y Carlos Sainz se las tuvieron de todos los colores, dado que el holandés tenía problemas con la batería de su Red Bull. Tras un par de refriegas, el madrileño le ganó la posición para colocarse cuarto a sólo 7 segundos del podio. Más cerca que nunca. Por detrás le siguió Nico Hülkenberg, que también se quitó de encima al joven de Red Bull, aunque su alegría le duró poco: como el año pasado, golpeó un muro y se vio obligado a abandonar.

    Para seguir con la tensión, empezaron las refriegas en Red Bull. A Christian Horner no le cabía la camisa en el cuerpo, cuando vio que Daniel Ricciardo y Max Verstappen se las tuvieron de varios colores, hasta que el holandés le ganó definitivamente la posición a su compañero en busca del podio.

    A Sainz se le acabó la suerte y las ruedas: tras ver cómo le ganaba la posición Ricciardo, se metió en boxes para poner neumáticos blandos y tirar hasta el final.

    Hamilton: vuelta rápida y colada

    En medio de esta caótica primera mitad de carrera, uno de los pocos que no tuvo problemas fue Sebastian Vettel. Líder desde la misma arrancada, la pelea por detrás para conseguir cazarle provocó algún problema en Mercedes. Fue lo que le pasó a un Lewis Hamilton que, tras encadenar dos vueltas rápidas consecutivas, se coló de frenada en la curva una y destrozó sus neumáticos. El susto fue serio, pero le obligó a entrar a boxes para poner blandos hasta el final de carrera.

    Salir por delante de Max Verstappen, aún tercero, no fue suficiente para quitárselo de encima ya que, como avisaron desde Red Bull, el campeón del mundo tenía problemas de calentamiento de neumáticos.

    Sin embargo, los mejores aliados de Hamiltonr esultaron ser los propios corredores de la escuadra de las bebidas energéticas: el holandés dejó a Daniel Ricciardo sin opciones, bajo riesgo de accidente, en un par de acciones que dicen mucho de la agresividad de Verstappen y de su idea del compañerismo.

    La entrada en boxes del líder, Sebastian Vettel, dejó a Valtteri Bottas líder, con lo que comenzó el juego de estrategias a cobrar protagonismo.

    Bottas tira el dado de los neumáticos

    Como en las carreras anteriores, el trabajo en el muro empezó a ser clave. Valtteri Bottas estiró su entrada en boxes al máximo, pensando en poner neumáticos ultrablandos para el final de carrera. El finlandés empezó a luchar con los Red Bull, que también estiraron los superblandos hasta superar las 40 vueltas.

    Ricciardo se tomó venganza de Verstappen, pensando ya en el final de carrera, en la 35. Su lucha estaba con Bottas, por lo que no se podía permitir rodar más lento que su compañero, ya con problemas.

    En cuanto el australiano entró en boxes, Bottas empezó a volar en pista a un ritmo de 1:45 bajo para marcar la vuelta rápida de carrera. El objetivo en Mercedes era claro: salir por delante de los Red Bull y llegar a final de carrera en condiciones de batir en pista a Vettel.

    Aún quedaba drama para acabar. Cortesía, cómo no, de los Red Bull.

    Verstappen la arma

    Tanto fue el cántaro a la fuente, que la tercera batalla entre los pilotos de Red Bull acabó estallando. Verstappen hizo su parada para salir por detrás de su compañero Ricciardo. En la pelea por la posición quedó en pista, ambos con neumáticos ultrablandos, pero en cuanto el australiano intentó meterle el coche, el holandés realizó dos sutiles cambios de dirección y acabó llevándoselo puesto.

    Más allá de las consecuencias que pueda tener a medio plazo este golpe, hizo que la carrera prácticamente se reanudase. Casi todos los pilotos entraron a boxes para montar ultrablandos para la recta final de la prueba, un movimiento múltiple del que salió vencedor Valtteri Bottas. El finlandés, que acababa de parar antes, fue el único en no entrar, con lo que salió cómodamente por delante.

    Romain Grosjean evitó que el coche de seguridad se fuese antes de tiempo, dado que se estrelló por un absurdo error contra el muro, pese a que, incomprensiblemente, culpó a Marcus Ericsson de tocarle.

    Vettel se la juega, Bottas pincha: ¡Hamilton gana!

    Tras la reanudación, Sebastian Vettel se la jugó al máximo. El alemán se tiró a muerte, se coló y perdió la victoria, para desgracia de Ferrari... aunque aún quedaba un golpe de guión más: ¡Valtteri Bottas pinchó!

    En medio de este caótico final, el gran vencedor fue Lewis Hamilton. El británico se encontró con su primera victoria del año, por delante de Kimi Räikkönen y de un Sergio Pérez que pese a ir sancionado con cinco segundos completó el podio.

    Por detrás, en medio de este caos, los otros grandes ganadores: Carlos Sainz finalizó quinto, justo por delante de Charles Leclerc, que sumó sus primeros puntos en Fórmula 1. Fernando Alonso acabó 7º.

    Tabla de tiempos Carrera Gran Premio de Azerbaiyán

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto