¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    GP Alemania - CarreraVerstappen gana una caótica carrera con lluvia y mil y un incidentes en Hockenheim

    La lluvia provocó una carrera caótica que se llevó el neerlandés por delante de un Vettel que remontó desde la última plaza a la segunda. Kvyat completó el impensable podio.

    Carlos Sainz acabó en una buena 5ª posición.

    Mercedes, en su carrera número 200, sumó su peor carrera de años: Hamilton acabó último y Bottas abandonó por accidente.

    Max Verstappen
    Max Verstappen, durante el GP de Alemania.

    Apostar por el resultado final del GP de Alemania habría sido inútil. Max Verstappen ganó una carrera caótica por delante de un Sebastian Vettel que remontó desde el fondo de la parrilla hasta el 2º puesto. Hasta aquí, todo dentro de lo razonablemente previsible.

    El podio lo completó Daniil Kvyat, que ganó el tercer puesto gracias a una inteligente manera de leer las difíciles condiciones de pista. Es el segundo podio de la historia Toro Rosso tras la victoria de Vettel en Italia 2008.

    Carlos Sainz acabó 5º en una carrera en la que tuvo hasta un trompo y en la que Mercedes no puntuó: Lewis Hamilton acabó 11º y Valtteri Bottas sufrió un accidente.

    Salida detrás de coche de seguridad

    La lluvia que cayó durante toda la mañana provocó una decisión que, hasta el momento, no se había dado: los coches salieron detrás del coche de seguridad, todos con neumáticos de lluvia extrema.

    Tres vueltas después, se tomó la salida en parado, lo que propició algunos inesperados cambios de posición. Así, Kimi Räikkönen aprovecho una gran salida propia y una muy mala de Max Verstappen para ponerse tercero.

    Las complicadas condiciones de la pista pasaron factura. Sergio Pérez se estrelló con su Racing Point e hizo salir de nuevo a Bernd Maylander.

    Las paradas en boxes consecuentes hicieron que muchos pilotos se la jugasen a montar neumáticos intermedios. El primero fue Sebastian Vettel, que ya venía remontando desde el último puesto.

    La pista se seca... pero no lo suficiente

    La situación se puso más tensa que nunca. La pista empezó a secarse algo, pero los avisos de lluvia hizo que muchos equipos decidiesen aguantar. Excepto Daniel Ricciardo, que en estas condiciones rompió el motor y provocó la salida de un coche de seguridad virtual.

    Algunos, como el equipo Haas, decidió jugársela. Kevin Magnussen montó neumáticos de seco, a lo kamizake. Muchos pilotos le siguieron, empezando por Sebastian Vettel, y parecía que iban a poder aguantar.

    Sin embargo, pronto se dieron cuenta de que iba a ser un error. Aunque en un principio fueron mejorando las condiciones, pronto empezó a caer más agua.

    Esta situación se llevó por delante a varios, como un Carlos Sainz que cometió un trompo y a punto estuvo de abandonar, como sí le ocurrió a su compañero Lando Norris.

    La 'asesina' curva 17

    Las condiciones de pista se complicaron muchísimo en pista, especialmente en un punto: la curva 17. En el mismo punto donde Sainz y Norris se habían quedado, Charles Leclerc sufrió un accidente que provocó un huracán.

    El coche de seguridad consecuente hizo que muchos entrasen en boxes para montar neumáticos, pero uno de ellos lo hizo sin avisar a sus mecánicos: y no fue uno cualquiera.

    Lewis Hamilton se salió en esa curva 17 y, aunque salvó el abandono, rompió el alerón delantero. Eso hizo que entrase en boxes sin dar tiempo a los mecánicos a tener las ruedas listas, lo que provocó un caótico cambio... y una posterior sanción.

    El pentacampeón entró en boxes saltándose el bolardo de entrada, lo que le valió por 5 segundos de sanción.

    Esta situación hizo que Verstappen se viese líder, después de una gran pelea con Bottas previa. La situación cambió de manera radical, toda vez que incluso Nico Hülkenberg se encontró en una inesperada segunda posición.

    Poco le duró la alegría: la temida curva 17 se tomó una nueva víctima.

    Mercedes confirma el KO y Kvyat y Stroll pisan el podio

    Mientras el coche de seguridad provocado por el Renault estaba en pista, la lluvia empezó a irse. El carrill se secó, lo que hizo que en Racing Point se la jugasen: pusieron neumáticos de seco a Lance Stroll.

    Eso hizo que justo después todos hiciesen lo propio, pero al ser el primero el canadiense, se vio en una impensable posición de líder de carrera durante un momento.

    Pronto Verstappen le quitó ese puesto, pero Daniil Kvyat, que también fue de los primeros en montar neumáticos de seco, se puso a pelear con Stroll.

    Carlos Sainz se enganchó a la lucha por el tercer puesto con Bottas, si bien el finlandés sufrió mucho para pasar a Stroll. De hecho, no lo logró... porque sufrió un accidente.

    En la misma curva donde unos giros antes había cometido un trompo Lewis Hamilton, Valtteri Bottas se estrelló contra el muro. Mercedes celebró su Gran Premio número 200 con un 0 absoluto.

    Sebastian Vettel, que venía con los neumáticos en muy buen estado, se quitó de encima primero a Sainz, después a Stroll y por último a un Daniil Kvyat que, pese a todo lo caótico de la carrera, amarró el segundo podio en la historia de Toro Rosso con un tercer puesto que sabe a oro.

    Más aún cuando el sábado acababa de ser padre.

    Tabla de tiempos Carrera Gran Premio de Alemania