¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    GP Bahréin - CarreraAgónica victoria de Vettel sobre Bottas

    La estrategia marcó el desarrollo final de la carrera.

    Räikkönen atropelló a un mecánico en boxes.

    Desastre de Red Bull: abandonaron sus dos pilotos en las primeras vueltas. Verstappen, tras un toque con Hamilton y Ricciardo, por avería.

    Alonso, 7º y Sainz, 11º.

    Si en Australia fue la estrategia de Ferrari la que surtió efecto, en Bahréin ha sido la de Mercedes la que casi le da la victoria a Valtteri Bottas. El finlandés se quedó corto para conquistar el circuito de Sakhir, ya que Sebastian Vettel defendió como si le fuera la vida en ello hasta la mismísima recta de meta.

    El alemán conquistó, por primera vez para Ferrari desde Italia 2010, la segunda victoria consecutiva. El podio lo completó un Lewis Hamilton que sacó todo lo que pudo para llegar al podio. El otro héroe del día fue Pierre Gasly, que con su Toro Rosso finalizó cuarto, dando a Honda su mejor resultado como motorista desde su vuelta al paddock en 2015.

    En cuanto a los españoles, Fernando Alonso cuajó un séptimo puesto que sabe a oro, sobre todo porque para McLaren supone otra carrera con sus dos pilotos en los puntos, con Stoffel Vandoorne, octavo. Carlos Sainz acabó con problemas de combustible y se quedó fuera de los puntos, 11º.

    Doble KO en Red Bull

    Desde la arrancada, Sebastian Vettel mostró su intención de no dejarse asustar. El alemán se escapó en los primeros metros, mientras por detrás su compañero Kimi Räikkönen caía una plaza en favor de un Valtteri Bottas que le ganó la plaza en la primera curva.

    Por detrás, los que debían remontar no defraudaron: Max Verstappen sacó su lado más agresivo y, toque incluido, se quitó de encima a Lewis Hamilton. Sin embargo, esa agresividad le costó muy caro: pinchó y, para completar la faena completa, el otro Red Bull, el de Daniel Ricciardo, se quedaba tirado por un problema eléctrico, que le apagó el coche, literalmente. La cara de Adrian Newey lo decía todo.

    Poco después, aunque Verstappen salió a pista tras cambiar neumáticos, aparcó su coche para abandonar. Hay que remontarse a Corea 2010 para ver la última vez de una doble retirada, aunque en Italia 2012 tampoco acabaron ninguno de los dos sí clasificaron al completar el 90% de las vueltas.

    Hamilton y Alonso, mano a mano

    A Lewis Hamilton le costó relativamente poco auparse a puestos cercanos al podio. Después de pasar un par de vueltas con Fernando Alonso codo a codo, tiró de galones para quitarse de encima a Hülkenberg, Magnussen y Gasly, sin demasiado problema. El español, por contra, se vio en una octava posición con la que cumplir con el objetivo del 'top 10'.

    Sin embargo, a diferencia de lo que preveía Pirelli que apostaba por dos paradas (superblando-blando-blando), Alonso decidió montar neumáticos medios para su segundo stint de carrera y tratar de hacer un 'undercut' a Nico Hülkenberg, aunque su parada no fue buena y se quedó detrás del de Renault.

    Por delante, se abrió la pelea estratégica entre Ferrari y Mercedes. Bottas montó neumáticos blandos, pero no fue suficiente para pasar a Vettel. El alemán sólo cedió el liderato hasta que paró Hamilton, que montó también medios y salió cuarto hasta el final.

    La idea en Mercedes era clara: intentar aguantar hasta el final sin parar, para ganarles la posición a los Ferrari cuando estos parasen a hacer una hipotética segunda parada. El objetivo de quedarse dentro de un colchón de 24-26 segundos se fijó en la mente de Hamilton y, por supuesto, de Bottas, que se convirtió en el primer piloto para la escuadra alemana.

    Räikkönen atropella a un mecánico

    Llegó esas segundas paradas para Ferrari, y uno de los grandes incidentes de la prueba. Un error, cuyos motivos tendrán que estudiar en la Scuderia, hizo que Kimi Räikkönen atropellase a uno de los mecánicos cuando salió de boxes. El piloto finlandés se paró inmediatamente al recibir la orden, y abandonó. El mecánico fue trasladado al hospital.

    Este incidente dejó a Vettel como único argumento de Ferrari. La escuadra italiana vio cómo toda la ventaja que habían obtenido al principio se reducía poco a poco. Con neumáticos más duros y frescos, los Mercedes empezaron a apretar el ritmo para forzar el aumento de degradación de Vettel, con blandos.

    Alonso pasa al ataque; Vettel aguanta

    Para las últimas vueltas, llegó el todo o nada. Uno de los más agresivos fue Fernando Alonso. El español volvió a sacar todo el rendimiento posible del McLaren después del segundo cambio de neumáticos para, primero, quitarse de encima a Marcus Ericsson y ponerse séptimo, para después comenzar una intensa persecución sobre Nico Hülkenberg.

    A falta de cinco vueltas, los neumáticos de Vettel desfallecieron. La presión a la que sometieron los Mercedes al tetracampeón surtió efecto. A dos vueltas ya se colocó el finlandés en posición de DRS para arrebatarle el primer puesto al final. O intentarlo.

    Pero no lo logró. Sebastian Vettel aguantó como pudo los ataques de Bottas, y hasta que no cruzó la meta no lo pudo celebrar. El alemán resistió como un león, para dejar atrás a los Mercedes. Unos metros más y, probablemente, la victoria se había tornado plateada.

    Tabla de tiempos Carrera Gran Premio de Bahréin

    Fotos: Ferrari