¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    GP Gran Bretaña - CarreraCarlos Sainz estrena su palmarés en F1 con una victoria de leyenda

    Carlos Sainz estrena su palmarés en F1 con una victoria de leyenda
    David S. de Castro
    David S. de Castro7 min. lectura

    El español se impuso a Sergio Pérez y a Lewis Hamilton en un Gran Premio que comenzó con un tremendo susto: Guanyu Zhou acabó contra las protecciones.

    Fernando Alonso firmó su mejor resultado del año con un buen 5º puesto.

    Diez años después, un español ha ganado un Gran Premio de Fórmula 1. Carlos Sainz se ha impuesto en un GP de Gran Bretaña para el recuerdo, por delante de Sergio Pérez y Lewis Hamilton.

    Fernando Alonso firmó un gran 5º puesto, mejor resultado del año, en una una carrera que estuvo marcada por el grave accidente en los primeros metros, cuando Guanyu Zhou acabó estrellado contra las protecciones después de un grosero error de George Russell. Por suerte para todos los involucrados, se quedó en un tremendo susto.

    Salida: mal Sainz, peor Russell y Zhou contra las vallas

    La carrera empezó con Carlos Sainz cediendo la primera posición con Max Verstappen. El neerlandés le adelantó en los primeros metros, pero ya en la primera curva se cortó lo que parecía que iba a ser una victoria memorable.

    Un grave accidente provocado por George Russell acabó con cinco pilotos afectados. El británico, al que denominaban en la F1 como 'Mister Consistencia', se tocó con Pierre Gasly y por el camino se llevaron puesto a Guanyu Zhou, que acabó volcado y saltando las 'techpro' de final de la puzolana. El piloto chino, como el resto de afectados, salieron bien, si bien a este le llevaron al hospital

    En la resalida se vio una nueva oportunidad para todos, ya que se tomó la parrilla de salida inicial. Hombres como Lewis Hamilton o Fernando Alonso, que habían perdido posiciones, aparte del propio Verstappen se vieron perjudicados, pero gente como Sainz, beneficiados.

    Así, esta vez el madrileño sí tuvo más tino y sostuvo al neerlandés en los primeros metros... aunque luego se le complicaría mucho la carrera.

    Un error de Sainz que la suerte le compensa

    Aunque Sainz estuvo bien en esa nueva oportunidad, Verstappen tenía mucho mejor ritmo. El neerlandés apretó tanto al madrileño que acabó por provocar que tuviera una pequeña salida de pista que le permitió adelantarle. Parecía que se le iba a ir ahí la gran oportunidad al madrileño, pero la suerte esta vez estaba de su lado.

    Y es que nada más pasar a Sainz, Verstappen empezó a reportar problemas. "Creo que tengo un pinchazo", se lamentó, por lo que entró a boxes a que le pusieran ruedas nuevas. Por detrás, en esa reanudación, también Leclerc y Pérez se tocaron, y aunque ambos acabaron con sus monoplazas afectados (el mexicano incluso entró en boxes a que le pusieran un alerón nuevo), no fue crítico para el final.

    Sin Verstappen en la terna, Sainz se vio de nuevo primero, pero con Charles Leclerc detrás. Entró entonces un problema mayor: las órdenes de equipo. En Ferrari entraron en caos y, mientras el monegasco exigía que le dejaran pasar, desde el muro permitieron que lucharan.

    El gran beneficiado de esto fue un Lewis Hamilton que se vio tercero e incluso con opciones a luchar por ganar.

    Sainz cede... hasta que rompe Ocon

    A regañadientes, Carlos Sainz aceptó que su compañero venía con más ritmo y que era lo mejor para el campeonato, pero esta carrera aún le deparaba un nuevo golpe de suerte.

    Este llegó en forma de otro fallo de fiabilidad de Alpine. Esteban Ocon rompió y se quedó en medio de la pista, lo que abrió la puerta a unas nuevas entradas en boxes. Aquí le vino la fortuna de golpe a Sainz: entró a boxes (junto a Hamilton) mientras Leclerc se quedó en pista con unos neumáticos duros ya muy desgastados.

    Por la radio, a Sainz le ordenaron que dejara varios coches de distancia con el objetivo de que Leclerc no viera en peligro su victoria. "Dejad de inventar", se rebeló el español en una radio que deja a las claras que no le gustó nada esa orden.

    En cuanto se reanudó la carrera, se vio que Sainz tenía mucho más ritmo. Empezó a perseguir a un impotente Leclerc que se desesperaba por la radio, que casi suplicaba que no le atacaran, pero el madrileño vio que tenía una oportunidad de oro que no quiso perder.

    Mientras, por detrás comenzaban unas hostilidades que fueron una batalla de las que se recordarán durante mucho tiempo.

    La pelea a cuatro por el tercer puesto

    Sergio Pérez, Lewis Hamilton, Charles Leclerc y Fernando Alonso, con Lando Norris a distancia, protagonizaron entonces una batalla que parecía de karts.

    Entre los cuatro se disputaron el segundo puesto, que pronto quedó para el mexicano, y después el tercero, donde Leclerc sufrió la desventaja de llevar unos neumáticos duros que ya no aguantaban más. Para el recuerdo, las imágenes que dejaron.

    Una vez cerrada la pelea que acabó con Hamilton como el ganador de esta terna, Carlos Sainz consumó su primera victoria en Fórmula 1 y demostró, tanto a Ferrari como a los responsables de la Scuderia, que aún tiene mucho que decir este año.

    Tabla de tiempos Carrera Gran Premio de Gran Bretaña

    Fotos: Ferrari